Sentencia Contencioso de Supreme Court (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 12 de Septiembre de 2008

PonenteWinston Spadafora Franco
Fecha de Resolución12 de Septiembre de 2008
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El licenciado L.G. actuando en representación de JUAN DE LA CRUZ QUIROZ ha presentado recurso de casación laboral contra la Sentencia de 30 de junio de 2008 dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso que interpusiera contra E.P.H.C.M..

Por medio de la Resolución que se impugna ante esta S., el Primer Tribunal Superior de Trabajo confirmó la Sentencia No. 13 de 29 de febrero de 2008 que emitiese el Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección en perjuicio del casacionista.

ANTECEDENTES DEL RECURSO

La Sentencia de 30 de junio de 2008 tiene sus orígenes en la demanda laboral que interpusiera J.Q. a fin de que su empleador -P.H. Casa Magna- le hiciera efectivo el pago de prestaciones laborales adeudadas en concepto de vacaciones, décimo tercer mes, prima de antigüedad, salario y horas extras.

Como fundamento de su pretensión, arguyó el demandante que renunció a su puesto de trabajo -el 22 de diciembre de 2005- por engaño y falta de pago de salario completo así como el de las prestaciones correspondientes a vacaciones, décimo tercer mes y cuotas de seguro social.

Disconforme con las peticiones del señor QUIROS, Edificio Residencial P.H. Casa Magna, a través de apoderado judicial señaló al contestar la demanda que el salario mínimo del prenombrado no era inferior al establecido por Ley. Seguidamente, hizo énfasis en que no hay texto legal que establezca que se debe pagar los días 31 del mes como un día adicional al salario mensual pactado entre las partes, por lo que no le adeuda al demandante prestación laboral alguna (fs. 16-18).

El Juzgador de Primera instancia, luego de celebrar la audiencia oral y evaluar el material aportado al proceso absolvió a la empresa Edificio P.H. Casa Magna de la obligación de pagar las prestaciones laborales reclamadas por el demandante.

Reiteramos, que esta decisión fue confirmada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial y la inconformidad del recurrente respecto de la misma, deviene en la presentación del recurso que pasamos a estudiar.

FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN

A juicio del casacionista, la Sentencia impugnada infringe el artículo 140 del Código de Trabajo que define el salario mínimo porque no se aplicó la cuantía estipulada en los Decretos N° 59 de 2000 y 227 de 2003 que fijaban un aumento salarial a favor del trabajador.

La infracción del artículo 159 del Código Laboral que establece que el salario pactado no podrá ser reducida en ninguna circunstancia ni siquiera cuando media el consentimiento del trabajador; se explica aduciendo que la parte demandada le pagó al señor DE LA CRUZ menos del salario mínimo legal.

En cuanto a los artículos 730, 732, 735, 864 y 738, que regulan el aspecto probatorio de las pruebas incorporadas al proceso y su valoración por el juez; se alegan infringidos bajo la premisa de que el Tribunal Superior no valoró debidamente los comprobantes de pago que reflejaban que el empleador estaba pagando un salario mínimo inferior al legalmente establecido.

En este sentido, arguyó que la sana crítica no fue empleada en su justa dimensión por las autoridades laborales al momento de analizar las elementos de prueba referentes a las sumas de dinero que percibió a lo largo de la relación laboral en concepto de salario mínimo y que verifican una diferencia salarial no pagada.

En torno a la carga de la prueba aseveró que el Juzgador emitió su criterio sin tomar en cuenta que le correspondía al empleador probar que pagó el salario completo por los últimos seis (6) meses de la relación laboral. Adicionó que los hechos afirmados por una parte y reconocidos por la otra no requieren prueba; que el ocultamiento de la información referente a las tarjetas de entrada y salida, planillas de pago, no debe beneficiar al empleador, pues su obligación legar era guardar la información por cinco (5) años; y que el perito no examinó debidamente los comprobantes de pago del trabajador, razón por la cual el peritaje no se confeccionó conforme el material probatorio obrante en el proceso.

También, se refirió a la infracción de los artículos que precisan las causas justas que facultan al trabajador para dar por terminada la relación de trabajo con derecho a indemnización y los referentes al incremento de salario mínimo para los años 2000 y 2003; afirmando que no se valoró la documentación que demuestra el pago del salario por un monto inferior al mínimo.

Por último, sostuvo que las autoridades de trabajo desconocieron que le correspondía dirimir al Ministerio de Trabajo el reclamo laboral correspondiente a la determinación del salario mínimo que se le estaba pagando por parte de Edificio P.H. Casa Magna (fs. 1-23).

DECISIÓN DE LA SALA.

Observa la Sala que la controversia sometida a su consideración gira en torno al pago del salario mínimo conforme los Decretos Ejecutivos N° 59 de 19 de julio de 2000 y 227 de 2 de julio de 2003. Además, en el surgimiento de una diferencia salarial supuestamente no pagada que acarrea el incremento en el pago de las prestaciones laborales que se originan en una relación de trabajo, por lo que la Sala procederá a analizar los cargos de violación contra los artículos del Código de Trabajo de manera conjunta.

Revela el material probatorio aportado al proceso que el señor Q.T. inició su relación de trabajo con la empresa Edificio P.H. Casa Magna el 2 de marzo de 2000 y la culminó por medio de una carta de renuncia presentada el 22 de diciembre de 2005.

A través de dicho documento se asevera que fue objeto de engaños por parte de su empleadora, toda vez que no le pagó su salario completo ni el resto de las prestaciones laborales que se derivaban de este rubro.

Sobre el particular, agregó que su empleador E.P.H.C.M., tomó represalia en su contra, restringió sus derechos y dedujo parte de su salario para beneficio propio, por lo que su renuncia tiene una causa justificada y le asiste el derecho a indemnización.

Ante lo planteado, resulta oportuno señalar que conforme el material probatorio incorporado al proceso, el señor QUIROZ devengó un salario por hora superior a los B/.1.08, B/. 1.22, y B/. 127.00 mensual a lo largo de su relación de trabajo con la empresa Edificio P.H. Casa Magna, salvo excepciones. En este sentido, advertimos que a la fecha de ingresar a laborar para Edificio P.H. Casa Magna el salario mínimo para los conserjes era de B/. 1.08 por hora (B/. 224.64 mensual) -Decreto Ejecutivo No. 38 de 22 de julio de 1998, suma que se mantuvo hasta 31 de julio de 2000, pues a partir del 1 de agosto de dicho año, la cuantía incrementó a B/. 1.22 (B/. 253.76 mensual) por hora según el Decreto Ejecutivo N° 59 de 19 de julio de 2000, que rigió hasta el 31 de julio de 2003, ya que a partir del 1 de agosto de ese año, ascendió a B/. 1.25 (B/. 260.00 mensual) -Decreto N° 227 de 2 de julio de 2003.

Conocido el salario mínimo legal vigente a lo largo de la relación de trabajo del señor QUIROZ con E.P.H.C.M., pasamos a ilustrar el salario mensual que efectivamente devengó el casacionista desde los años 2000 a 2005, según la certificación de sueldos que emitiera la Caja de Seguro Social.

Certificado de Sueldos de J. de la Cruz Quiroz

Año

Mes 2000 2001 2002 2003 2004 2005

Enero 337.52 330.53 392.13 404.01 409.96

Febrero 286.03 175.00 366.85 388.74 370.99

Marzo 269.82 252.52 330.06 175.95 175.00 379.12

Abril 302.76 328.33 280.03 366.85 346.11 358.19

Mayo 303.84 283.48 340.41 385.83 392.70 383.19

Junio 261.92 297.28 343.86 342.13 350.46 349.86

Julio 278.36 284.63 340.98 350.76 353.44 370.10

Agosto 281.18 277.12 339.26 364.14 364.15 335.58

Septiembre 281.18 286.36 340.41 350.46 369.50 358.19

Octubre 286.36 303.60 335.23 350.46 365.34 338.56

Noviembre 357.94 375.48 368.56 437.93 419.48 340.50

Diciembre 351.33 353.63 457.08 380.80 383.78 178.67

Comparado el salario mínimo legal con la certificación de sueldos emitida por la Caja de Seguro Social y el peritaje realizado por el auditor laboral, del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social (fs. 238 a 249 del expediente laboral), debemos destacar que el salario mínimo legal del señor Q., fue superior a B/. 1.08, B/. 1.22 y B/. 1.25 en los distintos años, excepto cuatro meses: febrero 2002, marzo 2003, marzo 2004 y diciembre 2005.

Sobre el particular, enfatiza el peritaje realizado por el Ministerio de Trabajo -autoridad que tal como lo señala la parte trabajadora goza de la experticia para evaluar el pago o no del salario mínimo: "... se observó que el salario bruto pagado en el año 2000 y devengado por el trabajador era superior al mínimo establecido por ley. En los años 2001, 2003, 2004 y 2005 el salario sufría variaciones, ya que en ocasiones superaba el mínimo establecido por ley, y en otros meses era inferior al que debía devengar legalmente" (f. 241 del expediente laboral).

Seguidamente, puntualiza el peritaje que "...el salario del trabajador sufría variaciones y en múltiples ocasiones superaba el salario mínimo establecido por ley", y que las prestaciones correspondientes a vacaciones y décimo tercer mes se le pagaron al señor QUIROZ tomando en cuenta los salarios brutos que percibió durante la relación laboral con E.P.H.C.M..

Los hechos planteados nos llevan a colegir que la empresa demandada, Edificio P.H. Casa Magna, cumplió a lo largo de la relación de trabajo, -casi en su totalidad- con el pago del salario mínimo legal, por lo que al pagar vacaciones y décimo tercer mes sobre el salario bruto que excedía dicho mínimo también pagó estas prestaciones conforme a derecho. No obstante, respecto a los cuatro (4) meses resaltados en la tabla de certificación de sueldos, consideramos procedente pagar la diferencia necesaria hasta alcanzar el salario mínimo y pagar las demás prestaciones tomando en cuenta la cuantía establecida en los Decretos Ejecutivos que regulan esta materia.

Resulta oportuno destacar, en torno al pago del salario por debajo del mínimo, que de conformidad con el informe pericial legible a foja 240 del proceso laboral, el empleador señaló que el pago del salario inferior al mínimo obedecía a "tardanzas y ausencias del trabajador, pero debido a que no se lleva registros de entradas y salidas" no era posible corroborar esta afirmación del empleador.

Sobre la falta de registros de entradas y salidas de los trabajadores de una empresa, resulta procedente advertir que esta Superioridad ha señalado en ocasiones anteriores que de conformidad con el artículo 128 del Código de Trabajo es una obligación del empleador llevar un registro en que conste el nombre, edad, sexo, nacionalidad y salario del trabajador y las horas de trabajo, remuneración recibida, etc. No obstante, E.P.H.C.M., al carecer de registros de entrada y de salida, no aportó ninguna documentación que demostrara que sus afirmaciones -tendientes a desvirtuar que pagó un salario inferior al mínimo legal por ausencias y tardanzas- eran ciertas.

Después de haber corroborado el criterio expuesto por las autoridades laborales, es decir, que al señor JUAN DE LA CRUZ QUIROZ su empleadora le pagó conforme al contenido de los Decretos Ejecutivos No. 38 de 22 de julio de 1998, 59 de 19 de julio de 2000 y Decreto N° 227 de 2 de julio de 2003, no así cuatro meses; resulta conforme a derecho acceder sólo al pago de prestaciones laborales demandadas en lo que respecta a los meses de febrero 2002, marzo 2003, marzo 2004 y diciembre 2005 y negar el resto de las prestaciones laborales demandadas en calidad de diferencial por pago de salario inferior al mínimo legal.

En torno a la indemnización que se reclama por renuncia imputable al empleador, esta Superioridad la estima improcedente, toda vez que no se incorporaron al proceso laboral, los elementos que comprobaban que el señor QUIROZ hubiese sido perseguido o padecido engaños por parte de su empleadora ni que esta última hubiese disminuido el salario y el pago de las demás prestaciones como un acto predeterminado, más bien todo denota que fue algo esporádico, excepcional y sin motivación, pues recordemos que el salario que devengó el prenombrado generalmente superó el mínimo legal.

Ahora, nos referimos al reclamo de pago de horas extras, que fuese desestimado por las instancias laborales inferiores, afirmando que esta Corporación de Justicia ha dicho que las horas extraordinarias de ninguna manera pueden considerarse como un derecho adquirido por el trabajador, por el contrario, sobre éste recae la carga de su prueba, contrario a la regla general, en la que, el que tiene la carga de la prueba es empleador. Así lo manifiesta el D.O.V.V. cuando dice: "...en torno a esta materia la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia ha expuesto lo siguiente: a) La carga de la prueba en jornada extraordinaria corresponde al Trabajador, así en materia de horas extras, domingos y días feriados la carga de la prueba corresponde a quien alega haberlas trabajado. No tiene cabida las presunciones en los artículos 69 y 737 del Código de Trabajo, a ello, porque no se trata de salario ordinario..." (Derecho del Trabajo Relaciones Individuales, pág. 94-95)

Ahora bien, a lo largo del proceso laboral iniciado por el trabajador QUIROZ no se presentaron pruebas irrefutables ni fehacientes sobre el inicio y terminación de las jornadas extraordinarias supuestamente laboradas para la empresa Edificio P.H. Casa Magna en el período comprendido entre marzo de 2000 y diciembre de 2005 (fs. 45-155 del proceso laboral), así como tampoco su falta de pago.

Las argumentaciones expuestas, nos llevan a reconocer los cargos de violación endilgados a los artículos140, 159, 730, 732, 735, 864 y 738 del Código de Trabajo y la disconformidad de la resolución impugnada con el derecho laboral panameño. Por tal razón, resulta procedente que las autoridades de trabajo procedan a calcular y pagar la diferencia de salario que se adeuda por los meses de febrero 2002, marzo 2003, marzo 2004 y diciembre 2005, así como la cuantía diferencial correspondiente a vacaciones, décimo tercer mes, prima de antigüedad, más los intereses y recargos de Ley.

Por consiguiente, la Sala Tercera de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, en nombre de la República y por autoridad de la Ley CASA PARCIALMENTE la Sentencia de 30 de junio de 2008 emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral promovido por J. De La Cruz Quiroz Tamayo; CONDENA a Edificio P.H. Casa Magna a pagar al prenombrado las diferencias que le adeude en concepto de salario, vacaciones y décimo tercer mes, prima de antigüedad, más los intereses y recargos legales; la CONFIRMA en todo lo demás; y ORDENA al Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección que efectúe la liquidación de la condena contenida en esta sentencia de conformidad con lo indicado.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE

WINSTON SPADAFORA FRANCO

ADÁN ARNULFO ARJONA L. -- VICTOR L. BENAVIDES P.

JANINA SMALL (Secretaria)