Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 23 de Mayo de 2019

PonenteAngela Russo de Cedeño
Fecha de Resolución23 de Mayo de 2019
EmisorPrimera de lo Civil

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Primera de lo Civil

Ponente: A.R. de Cedeño

Fecha: 23 de mayo de 2019

Materia: Civil

Casación

Expediente: 34-19-

VISTOS:

NEWLAND INTERNATIONAL PROPERTIES CORP., a través de su apoderada judicial la firma forense Watson & Associates, acude a esta Sala a presentar su disconformidad por medio del recurso de casación contra la sentencia de 23 de noviembre de 2018 del Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá que confirmó la sentencia No. 43 de 30 de septiembre de 2014 que fuera dictado por el Juzgado Décimo Quinto de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, dentro del proceso ordinario propuesto por RANDALL JAY CREEL e I.I.C. contra la sociedad casacionista.

En este sentido, se está en presencia de una sentencia que pone fin al proceso entre las partes; por ende, es susceptible de este recurso, tal como lo concibe el numeral primero del artículo 1164 y numeral 2 del artículo 1163 de nuestra norma de procedimiento.

Además, el factor cuantía supera con creces el artículo 1163 del Código Procesal.

Fijado en lista el negocio y concedido el plazo para alegar sobre la admisibilidad del recurso, solamente se presentó la sociedad casacionista con sus consideraciones sobre la admisión del recurso interpuesto. De modo, que daremos inicio al segundo control de admisión del recurso.

El impugnante ensayó su recurso conforme el artículo 1168 del Código Judicial; es decir, adujo causales en la forma y en el fondo.

El recurso de casación en la forma estriba en la siguiente causal: "por carencia de competencia improrrogable en el tribunal sentenciador". A continuación, su único motivo:

"El Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, en la Sentencia recurrida, incurrió en el error de confirmar la Sentencia No. 43 del 30 de septiembre de 2014, dictada por el Juez Décimo Quinto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá; que declaró resuelto por incumplimiento el contrato de promesa de compraventa de la unidad Hotel-Condominio 2012 celebrado entre RANDALL JAY CREEL e I.I.C. con NEWLAND INTERNACIONAL PROPERTIES CORP., por incumplimiento contractual del demandado y condenó a éste a devolverle a los demandantes los abonos entregados que ascienden a la suma de CIENTO DOCE MIL QUINIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/.112,500); a pesar de carecer de Competencia improrrogable, toda vez que el conflicto planteado en la demanda es de conocimiento de los Tribunales de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor, todo lo cual, constituye un error que produce la nulidad insubsanable de todo lo actuado.

El error consistió en no apreciar que el proceso guarda relación con una promesa de compraventa respecto a una edificación nueva; sin embargo, se tramitó en la jurisdicción civil ordinaria, a pesar de que la ley para la fecha en que fue presentada la demanda, ya había establecido tribunales competentes de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor, con competencia privativa sobre esos asuntos".

Como normas violentadas están el artículo 2 y el 124 de la Ley 45 de 31 de octubre de 2007; el 230, 237 y 264 del Código Judicial.

Para que proceda el examen de la causal invocada se requiere el cumplimiento del artículo 1194 del Código de Judicial; es decir, que la pretermisión haya sido reclamada en la instancia en que se haya cometido y continuar con su exigencia en la segunda instancia. La excepción está si la falta fue cometida en la segunda instancia, si quien reclama hubiese estado impedido para hacerlo o el vicio sea insubsanable.

Este precepto está inspirado en dos principios que regulan las nulidades procesales: el principio de trascendencia, que establece que se decretarán aquellas nulidades donde la parte que la aduce sufra un perjuicio procesal. Principio reflejado en el artículo 741 del Código Judicial y el de saneamiento, que considera que la nulidad, salvo contadas excepciones, puede desaparecer por voluntad expresa (artículo 743 del Código Judicial) o implícita de las partes. Este último caso es el de aquellas nulidades que pudiéndose alegar, no se realizan oportunamente siendo saneadas en el proceso.

Una revisión del expediente permite aseverar que el tema de la falta de competencia fue abordado en el recurso de apelación por parte de la sociedad casacionista; o sea, no se reclamó desde el momento en que la demandada se notificó y contestó la demanda. Teniendo en cuenta que la falta de competencia es una infracción que debe exigirse desde que se tiene conocimiento de la interposición de una demanda en su contra. En el expediente la sociedad demandada compareció al proceso desde sus inicios y contestó la demanda sin aludir al factor de la competencia.

El artículo 1194 del Código Judicial es claro que la reclamación de la falta debió ejercerse, cuando se cometió. La falta de competencia del tribunal no se exigió cuando se contestó la demanda, ni se presentaron incidentes en primera instancia. La presunta ausencia de competencia es exigida en segunda instancia; por lo tanto, se incumple la parte de la norma que exige que la protesta por la reparación de la falta cometida deba solicitarse de forma continua, cuando se tiene conocimiento de su producción.

En consecuencia, al incumplirse con el artículo 1194 del Código Judicial la causal de forma será inadmitida.

La primera causal de fondo es la "infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de interpretación errónea de la norma de derecho". La causal se erige en dos motivos a saber:

"Primero: El ad-quem en su sentencia recurrida, al señalar que los demandantes no ostentan la cualidad de consumidores, por tanto el asunto no es materia de protección al consumidor cuya competencia corresponda asumirla los Tribunales de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor, sino que se trata de un litigio que debe ventilarse ante la jurisdicción civil, infringe normas sustantivas de derecho en el concepto de interpretación errónea, pues con su decisión conculca el principio conforme al cual, todas las controversias que se susciten con motivo de la aplicación o interpretación al consumidor deben resolverse de acuerdo a la Ley que regula esa materia, lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo recurrido.

Segundo

La sentencia recurrida incurrió en el error o yerro jurídico de interpretar de manera errónea la norma de derecho "Que dicta normas sobre protección al consumidor y defensa de la competencia" en la República de Panamá, al concluir dicha Sentencia, que el litigio resuelto no corresponde asumirlo a los Tribunales de Libre Competencia y Asuntos del Consumidor, sino que se trata de un litigio que debe ventilarse ante la

jurisdicción civil, lo cual influyó sustancialmente en lo dispositivo de la Sentencia recurrida".

La infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de interpretación errónea de la norma de derecho corresponde a un error en cuanto "al contenido de la norma y no a su existencia pues, a pesar de haberse aplicado la norma pertinente, no se le da el verdadero sentido a ésta.". (J.F. y Aura Emérita Guerra de V., "Casación y Revisión", fs. 107)

Ahora bien, la Sala aprecia que de los dos motivos no se observa cómo el ad quem interpretó erróneamente la norma. La sociedad casacionista no exhibe cuál norma de la ley de libre competencia y asuntos del consumidor fue la que estuvo mal interpretada y cómo ha sido; tampoco se advierte un esfuerzo por exhibir cómo el tribunal de alzada durante la ilación de su silogismo quebrantó el principio, que según la casacionista, otorgaba la competencia al juzgado de circuito civil. El segundo motivo es genérico y no aporta nada a favor, a fin de visualizar el error conforme al concepto invocado.

Por otro lado, de la lectura y análisis de los artículos 32, 33 y 79 de la Ley 45 de 31 de octubre de 2007 se observa de forma tajante el descontento de la sociedad casacionista por la calificación jurídica que realizó el Primer Tribunal Superior de los demandantes como no consumidores. Supuesto de hecho que no puede cambiarse o examinarse a través de esta causal.

En consecuencia, al carecer los dos motivos y las normas mencionadas como quebrantadas la fuerza suficiente para fundamentar la causal conforme al concepto invocado, esta causal también será inadmitida.

La segunda causal de fondo es la "infracción de normas sustantivas de derecho en el concepto de aplicación indebida", se fundamentó en un motivo que vale la pena reproducir:

"La sentencia recurrida, al señalar que no se ha verificado la nulidad por falta de competencia alegada por la sociedad demandada, incurrió en el error de aplicar de manera indebida la norma que regula la materia violando el principio conforme al cual todo proceso debe ser resuelto por el juez competente, y el objeto del presente proceso es materia de protección al consumidor cuya competencia corresponda asumirla a los Tribunales de

Libre Competencia y Asuntos del Consumidor, lo cual ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo recurrido".

La aplicación indebida de la norma de derecho ocurre cuando el Tribunal de Apelaciones ejerce de forma errada una subsunción de la norma; esto es, ante un supuesto de hecho ya comprobado por el ad quem, se subsume a un escenario normativo que no recoge o no regula los hechos; por consiguiente, la Sala realiza dos exámenes: "a) los hechos reconocidos en la sentencia; b) si los hechos se subsumen en el supuesto legal invocado". (J.F. y Aura Emérita Guerra de V. "Casación y Revisión, Civil, Penal y Laboral", fs. 105)

Advierte la Sala, que la estructura del motivo y la idea que se pretende transmitir es similar que la primera causal de fondo; no obstante, padece de serias deficiencias que conllevan a su vez, a la inadmisión del recurso.

Explicamos lo anterior, porque el motivo es general al punto que parece una posición propia de la casacionista sobre cómo debió juzgar el tribunal de instancia y no en enmarcar cómo se dio la aplicación errada de la norma. Además, se desconoce qué supuesto normativo fue mal aplicado, cómo fue mal aplicado y no se representa cómo ante el supuesto de hecho comprobado, el Tribunal Superior aplicó inadecuadamente el precepto jurídico. En síntesis, se carece de un cargo concreto conforme al concepto.

Por otra parte, dentro de la sección de normas mal aplicadas y el concepto en que lo fueron. La sociedad casacionista señaló como quebrantado el artículo 733 ordinal segundo del Código Judicial, norma adjetiva que es inadmisible bajo este concepto, pues se trata de normas sustantivas.

Decantando, al no estar el motivo fundamentado a través del concepto que se invocó no resta más que inadmitir el recurso con la condena en costas de acuerdo con el artículo 1181 del Código Judicial.

En mérito de lo expuesto, la SALA CIVIL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RESUELVE:inadmite el recurso de casación presentado por NEWLAND

INTERNATIONAL PROPERTIES CORP. contra la sentencia de 23 de noviembre de 2018 del Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, que confirmó la sentencia de primera instancia del 30 de septiembre de 2014 dentro del proceso ordinario que RANDALL JAY CREEL e I.I.C. interpusieron contra la casacionista.

Condena a la sociedad casacionista al pago de DOSCIENTOS BALBOAS (B/. 200.00) en concepto de costas de segunda instancia.

N.,

ANGELA RUSSO DE CEDEÑO

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

SONIA F. DE CASTROVERDE

(Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR