Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 10 de Diciembre de 2019

Ponente:Angela Russo de Cedeño
Fecha de Resolución:10 de Diciembre de 2019
Emisor:Primera de lo Civil
 

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Primera de lo Civil

Ponente: A.R. de Cedeño

Fecha: 10 de diciembre de 2019

Materia: Civil

Casación

Expediente: 150-18

VISTOS:

Las firmas forenses WATSON & ASOCIADOS y VILLALAZ Y ASOCIADOS, apoderadas judiciales de LINETT LYNCH y de G.C.A. DE LADRON DE G., respectivamente, han formalizado sendos recursos de casación en contra de la Sentencia de 8 de marzo de 2018 proferida por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, en el proceso ordinario que G.C.A. DE LADRON DE G. le sigue a LINETT LYNCH y PANAMA STAR, S.A.

Sometido a reparto de rigor, el negocio se fijó en lista para que, dentro de los tres primeros días, las respectivas opositoras aleguen sobre la admisibilidad y, dentro de los tres días siguientes, las respectivas recurrentes repliquen.

Vencido el término de alegatos, pasa la Sala a resolver en cuanto a la admisibilidad de los respectivos recursos de casación, teniendo en cuenta lo preceptuado en el artículo 1180 del Código Judicial, así como la jurisprudencia de la Corte.

Observa la Sala, en los respectivos escritos de formalización del recurso de casación, así como en los antecedentes del caso, que la resolución recurrida es de aquellas contra las cuales concede la ley dicho medio extraordinario de impugnación, por tratarse de una sentencia dictada en segunda instancia por un Tribunal Superior de Justicia en un proceso de conocimiento. Además, la sentencia recurrida versa sobre intereses particulares cuya cuantía excede el mínimo legal de B/.25,000.00 y se funda

en preceptos que rigen en la República. Observa también la Sala que los recursos fueron interpuestos en tiempo oportuno y por persona hábil.

A continuación, procede la Sala al examen de los respectivos escritos de casación, en el orden en que han sido presentados.

RECURSO DE CASACION PRESENTADO POR LA FIRMA FORENSE

WATSON & ASOCIADOS EN NOMBRE DE

LINETT LYNCH

La recurrente WATSON & ASOCIADOS, en representación de LINETT LYNCH ha invocado la causal de fondo en el concepto de error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba, la cual se sustenta en dos motivos, cónsonos con la causal invocada.

En cuanto a las normas jurídicas que se estiman infringidas y la explicación de cómo lo han sido, la casacionista inicia citando el artículo 781 del Código Judicial, tal como lo tiene establecido la jurisprudencia para esta causal probatoria, seguida de la disposición que regula la valoración del medio de prueba que se estima mal apreciado, y concluyendo con el precepto que se estima infringido como consecuencia del error probatorio, todo lo cual resulta acorde con la técnica del recurso.

En consecuencia, procede admitir el recurso de casación presentado por la firma forense WATSON & ASOCIADOS, en nombre de LINETT LYNCH.

RECURSO DE CASACION PRESENTADO POR LA FIRMA FORENSE VILLALAZ Y ASOCIADOS EN REPRESENTACION DE

G.C.A. DE LADRON DE G.

La recurrente VILLALAZ Y ASOCIADOS, en nombre G.C.A. DE LADRON DE G. ha invocado la causal de fondo en los conceptos de violación directa de la norma de derecho, error de derecho en la apreciación de la prueba y error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, las cuales serán examinadas en el orden en que han sido expuestas.

Sin embargo, previo al examen de las causales, resulta procedente señalar que la

recurrente ha introducido un apartado bajo el epígrafe "RESOLUCION IMPUGNADA Y VIABILIDAD DEL RECURSO" en la cual el casacionista identifica la resolución que se censura y expresa las circunstancias que hacen viable que dicha sentencia sea recurrible en casación. Al respecto, ya la recurrente había identificado en el encabezado del escrito, el fallo impugnado. Por otra parte, el ordenamiento ha establecido un periodo de alegatos para que las partes sustenten la viabilidad de dicho medio extraordinario de impugnación, por lo que no resulta propio del escrito de formalización, introducir tal apartado. En consecuencia, deberá el recurrente suprimir el mismo.

La primera causal de fondo invocada por la casacionista es en el concepto de violación directa de la norma de derecho, la cual se sustenta en dos motivos, congruentes con la causal invocada. Sin embargo, advierte la Sala que dicha causal no ha sido expresada en los términos literales de la ley, toda vez que la recurrente se ha limitado a expresarla como "violación directa". En consecuencia, deberá la casacionista expresar la causal invocada en los términos literales de la ley.

En cuanto a las normas de derecho que se estiman infringidas, y la explicación de cómo la han sido, la recurrente ha señalado como violados los artículos 1644 y 1644ª del Código Civil. Pero al explicar cómo fue infringido el primero de dichos preceptos, la casacionista introduce la mención del artículo 781 del Código Judicial, al cual señala también como infringido, circunstancia esta que resulta del todo contraria a la técnica del recurso, amén del hecho que la infracción de dicha disposición es propia de otra causal de fondo. En consecuencia, deberá la recurrente suprimir la referencia a cualquier otra norma de derecho que no sea la que en ese momento se señala como vulnerada.

La segunda causal de fondo invocada por la casacionista es en el concepto de error de derecho en la apreciación de la prueba, la cual se sustenta en dos motivos congruentes con la causal invocada.

Respecto de las normas de derecho que se estiman infringidas y la explicación de cómo lo han sido, si bien se señalan como infringidas, disposiciones probatorias, la recurrente no indica las normas sustantivas que resultan infringidas de manera indirecta,

es decir, como consecuencia del error probatorio, lo cual resulta esencial tratándose de una causal de fondo. Dado que estamos en presencia de un error insubsanable, no procede ordenar la corrección de la causal. En consecuencia no le queda a la Sala más que declarar la inadmisibilidad de la misma.

La última causal invocada por la recurrente, es en el concepto de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, la cual se sustenta en dos motivos que, en principio, resultan acordes con la causal que sustentan, en cuanto que los respectivos cargos se refieren a medios de convicción cuya valoración fue pasada por alto, por el ad quem. Sin embargo, al ponderar dichos motivos, se aprecia una serie de inconsistencias, las cuales se explican a continuación.

En el primer motivo, la casacionista le endilga a la resolución que se censura, el yerro probatorio consistente en la falta de valoración de la certificación del Registro Público que acredita la existencia de la sociedad demandada, así como el poder que el representante de dicha sociedad le otorgó a la firma forense que la representó en el proceso. Sin embargo, el motivo inicia acusando el fallo impugnado de no considerar probado el hecho que la sociedad demandada fuera la dueña del diario La Estrella de Panamá. Siendo así, se advierte una incongruencia, puesto que se trata de acreditar la propiedad de dicho medio impreso de comunicación, y no la existencia de la sociedad. Si dichas probanzas son conducentes para acreditar la existencia de la sociedad demandada, ello no significa en modo alguno que también prueben que dicha persona jurídica es propietaria del referido diario pues, una cosa es la existencia de la sociedad, y otra distinta son los negocios de los cuales sea titular así como las actividades que realice. No resulta claro, pues, el cargo que se le endilga a la resolución que se censura.

En cuanto al segundo motivo que sustenta la causal invocada, la recurrente acusa la sentencia recurrida de negar la indemnización por el daño material supuestamente causado, basado en que no se acreditó el daño emergente ni el lucro cesante, al haber omitido el material probatorio aportado al proceso, consistente en la explicación de la pretensión, así como los dictámenes periciales que constan en autos.

Sobre el particular, cabe señalar que la explicación de la pretensión no constituye un medio de prueba, sino la mera afirmación que hace la demandante. Por otra parte, llama la atención de la Sala que los dictámenes periciales que el actor señala como omitidos en cuanto a su valoración por parte del tribunal de apelación, son los mismos medios de convicción que dicha parte estimó como mal valorados respecto de la causal anterior, en el primer motivo, pues ubica dichos dictámenes a fojas 775-784, de lo cual resulta un contrasentido pues, un medio de prueba no puede ser mal valorado y, al mismo tiempo, ser omitido en cuanto a su valoración.

Respecto de las normas de derecho que se estiman infringidas, y la explicación de cómo lo han sido, la casacionista contraviene la técnica del recurso al señalar como vulneradas, primeramente, las normas sustantivas de derecho, y luego, las normas probatorias, en oposición al orden lógico de las cosas. Por otra parte, del conjunto de normas de derecho que se estiman infringidas, la recurrente estima que la falta de valoración de las pruebas pertinentes, las cuales acreditan la existencia y personalidad de la demandada, condujeron al tribunal de segundo grado a considerar no probada la legitimación pasiva en el proceso de dicha sociedad, cuando se trata de dos situaciones distintas pues, una cosa es la existencia de la sociedad, y otra cosas es la propiedad que dicha sociedad pueda tener respecto de un medio de comunicación. La sola existencia de la sociedad no acredita por sí sola que sea propietaria del medio impreso, que es lo que podría dar lugar a la legitimación pasiva de dicha persona jurídica.

Los errores incurridos por la casacionista respecto de la causal que se examina son tan numerosos y graves, que no procede ordenar la corrección de la misma, pues ello conllevaría la elaboración de una causal completamente nueva y distinta de la ya examinada, no quedándole a este tribunal más que declarar también la inadmisibilidad de esta última causal.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO

CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RESUELVE:

ADMITIR el recurso de casación presentado por WATSON & ASOCIADOS en nombre de LINETT LYNCH;

ORDENA LA CORRECCION de la causal de fondo en el concepto de violación directa de la norma de derecho, y NO ADMITIR la causal de fondo en los conceptos de error de derecho en la apreciación de la prueba y de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, del recurso de casación presentado por la firma forense VILLALAZ & ASOCIADOS, en representación de G.C.A. DE LADRON DE G..

Para la corrección ordenada se le concede a la recurrente VILLALAZ Y ASOCIADOS, apoderada judicial de G.C.A. DE LADRON DE G. el término de cinco días previstos en el artículo 1181 del Código Judicial, con la advertencia que deberá abstenerse de introducir cualquier otro cambio o modificación, que no sea de los ordenados por la Sala, o que sean consecuencia necesaria de los cambios ordenados.

N.,

ANGELA RUSSO DE CEDEÑO

HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

SONIA F. DE CASTROVERDE

(Secretaria)