Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 11 de Mayo de 2006

Ponente:Adán Arnulfo Arjona L.
Fecha de Resolución:11 de Mayo de 2006
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

La firma forense A., F. &F., que actúa en nombre y representación de BANCREDIT CAYMAN LIMITED, promovió incidente ante la Sala contra la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre de 2004 y su Anexo 001-018, expedida por el Liquidador Bancario de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A.

La resolución precitada incluyó como parte de la masa de la liquidación de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., la suma de TRESCIENTOS VEINTINUEVE MIL OCHOCIENTOS VEINTE DÓLARES DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA CON 78/100 (US$ 329,820.78) por constituir una cuenta por cobrar a BANCREDIT CAYMAN LIMITED. Indicó igualmente que dicha suma de dinero debía someterse a los procedimientos y reglas de distribución de la liquidación forzosa sin preferencias o prelación alguna.

  1. POSICIÓN DEL INCIDENTISTA.

    El apoderado judicial del incidentista solicita en primer término que se declare que no constituye cuenta por cobrar el fondo no recibido de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por la suma de US$12,750.00 por apertura del Depósito a P. No. 1513 por el cual el depositante (BANCREDIT CAYMAN LIMITED) recibió la orden de confirmación de depósito a plazo respectiva.

    Aduce que dichas sumas de dinero que aparecen en el Anexo No. 001-018 nunca fueron recibidas por BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., razón por la cual el contrato de depósito a plazo nunca surgió a la vida jurídica.

    Por otro lado, solicita que el resto de las obligaciones a que hace referencia la Resolución No. 018-2004 expedida por el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., sean compensadas con los créditos reconocidos por el propio Liquidador Bancario en las Resoluciones No. 035-2004, 052-2004, 055-2004 y 056-2004, todas de 20 de septiembre de 2004. A juicio del incidentista dichos créditos exceden con creces el monto de las obligaciones de BANCREDIT CAYMAN LIMITED para con la institución bancaria sujeta a liquidación forzosa.

    Sostiene el apoderado judicial de la incidentista que, la resolución aludida omitió el reconocimiento de los créditos y obligaciones que mantienen, de manera recíproca, BANCREDIT CAYMAN LIMITED y BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A.

    Por razón de lo anterior, el incidentista solicita que los créditos que mantiene a su favor, y que fueran debidamente reconocidos por el liquidador bancario mediante las Resoluciones No. 035-2004, 052-2004, 055-2004 y 056-2004, todas de 20 de septiembre de 2004, sean aplicados al saldo deudor existente a favor de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., a fin de que opere la figura de la compensación.

    Indica la firma forense A., F. &F. que la rescisión de todos los contratos en los que se constituía como parte BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., le otorga el derecho al incidentista a exigir que se declare extinguida la obligación de cancelar a BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. la suma a la que hace referencia la Resolución No. 018-2004, con cargo al crédito que mantiene BANCREDIT CAYMAN LIMITED contra la entidad bancaria en liquidación.

    Añade además que el mecanismo de compensación se encuentra recogido en todos los sistemas legales, y que tanto nuestro Código Civil como nuestro Código de Comercio recogen esta figura, la cual no se encuentra vedada ni prohibida por el Decreto Ley 9 de 1998.

    II.POSICIÓN DEL LIQUIDADOR BANCARIO.

    El Liquidador Bancario se opuso a las pretensiones del incidentista a través de la firma forense V., V. & García-Maritano, la cual sostiene que a través de distintas resoluciones publicadas en la misma fecha, el liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. identificó los bienes que integran la masa de liquidación, indicando los créditos que fueron aceptados y los que fueron rechazados, así como el orden de prelación en que serían pagados los créditos de la masa.

    Con relación a la suma de US$12,750.00 detallada en el Anexo 001-018 en concepto de apertura del Depósito a P. No. 1513 por el cual el depositante (BANCREDIT CAYMAN LIMITED) recibió la orden de confirmación de depósito a plazo respectiva, indica el Liquidador bancario que el mismo se refiere a un depósito a plazo fijo del señor B.M.A. por la suma de US$52,750.00, constituido mediante dos instrumentos: un cheque por la suma de US$40,000.00 del Banco BPD International Bank y el segundo mediante un cheque de administración de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por la suma de US$12,750.00. Agrega que al momento de la intervención de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., BANCREDIT CAYMAN LIMITED no había remitido la suma de US$12,750.00 correspondiente al cheque de administración emitido por dicha entidad para la constitución del depósito en cuestión, razón por lo cual el Liquidador mantenía la obligación de reflejar en la Resolución impugnada las transacciones que surgían de los libros de comercio del banco en liquidación.

    Por otro lado, añade que la figura de la compensación a que hace referencia el incidentista no procede en los procesos de liquidación forzosa administrativa toda vez que el orden de prelación establecido en el Decreto Ley 9 de 1998 es autónomo y excluyente, tal como lo establece el artículo 127, de ahí que no se permite la aplicación de ningún otro artículo fuera del propio Decreto Ley 9 de 1998.

    Señala el Liquidador que el incidentista pretende que se apliquen supletoriamente normas del Código Civil y del Código de Comercio relativas a la compensación, sin embargo es evidente que para que las mismas puedan ser aplicadas éstas no pueden ser incompatibles con las disposiciones del Decreto Ley 9 de 1998, tal y como lo establece el artículo 135 de este cuerpo legal.

  2. INTERVENCIÓN DE TERCEROS.

    La entidad denominada BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA, debidamente representada por la firma forense Pedreschi & Pedreschi, compareció ante esta S. en calidad de tercero interesado, por ser cesionaria de acreedores reconocidos por la liquidación, aduciendo que la compensación de créditos alegada por el incidentista crearía distintas incompatibilidades con las reglas que deben aplicarse a este tipo de procesos, a saber:

    1. Incompatibilidad con los principios de hermenéutica legal: en el sentido de que el Decreto Ley 9 de 1998 establece un régimen especial de prelación y el tema de la compensación "es incompatible con la comunidad de pérdidas que impera en la liquidación bancaria. Añade que, al analizar el tema de la compensación a la luz de lo establecido en el Decreto Ley 9 de 1998 resulta contradictorio con las reglas de prelación que claramente regula el Decreto Ley en mención.

    2. Incompatibilidad con el orden de prelación que establece el artículo 127 del Decreto Ley 9 de 1998: en el sentido de que no existe un orden de prelación distinto a aquel precisado por este cuerpo legal, de ahí que el mismo sea excluyente de cualquier otro orden.

    3. Incompatibilidad con el prorrateo que establece el Decreto Ley 9 de 1998 para cada categoría de acreedores: en el sentido de que le permitiría al incidentista cobrar en una proporción mayor al resto de los acreedores.

  3. DECISIÓN DE LA SALA.

    Cumplidos los trámites de rigor, los Magistrados que integran la Sala Tercera proceden a resolver la presente controversia.

    El acto recurrido lo constituye la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre de 2004 y su Anexo 001-018, ambos emitidos dentro del proceso de liquidación forzosa administrativa de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., y que reposan de fojas 95 a 98 de los antecedentes, y en virtud de los cuales se resuelve lo siguiente:

    RESOLUCIÓN DE LA LIQUIDACIÓN DE BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. No. 018-2004

    20 de septiembre de 2004

    ...

    RESUELVE:

    PRIMERO: Incluir como parte de la masa de la liquidación de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., la suma de US$ 329,820.78 (TRESCIENTOS VEINTINUEVE MIL OCHOCIENTOS VEINTE DÓLARES DEL OS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA CON 78/100) por cobrar a BANCREDIT CAYMAN LIMITED debidamente detallada en el ANEXO No. 001-018, que forma parte integral de esta Resolución.

    SEGUNDO: Que esta suma de dinero deberá someterse a los procedimientos y reglas de distribución de la liquidación forzosa sin preferencias o prelación alguna....

    "BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A.

    RESOLUCIÓN DE LA LIQUIDACIÓN No. 018-2004

    ANEXO No. 001-018

    Pagos efectuados a BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. desde

    BANCREDIT CAYMAN LIMITED, antes de la orden de Intervención emitida por la

    Superintendencia de Bancos de la República de Panamá, pero que no han sido

    recibidos por BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A.

    Referencia US$

    Pagos de Préstamos 307,137.59

    Fondos no recibido de BANCREDIT

    CAYMAN LIMITED por apertura de

    Depósito a P. No. 1513 para el que el

    Depositante recibió la Confirmaciónde

    Depósito a P. respectiva 12,750.00

    Pagos de Servicios Administrativos 9,933.19

    TOTAL 329,820.78"

    El apoderado judicial del incidentista solicita en primer término que se declare que no constituye cuenta por cobrar el fondo no recibido de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por apertura del Depósito a P. No. 1513 por el cual el depositante (BANCREDIT CAYMAN LIMITED) recibió la orden de confirmación de depósito a plazo respectiva.

    En segundo lugar, solicita que el resto de las obligaciones a que hace referencia la Resolución No. 018-2004 expedida por el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., sean compensadas con los créditos reconocidos por el propio Liquidador Bancario en las Resoluciones No. 035-2004, 052-2004, 055-2004 y 056-2004, todas de 20 de septiembre de 2004, y que constan en los antecedentes que acompañan este incidente. A juicio del incidentista dichos créditos exceden con creces el monto de las obligaciones de BANCREDIT CAYMAN LIMITED para con la institución bancaria sujeta a liquidación forzosa.

    Finalmente, de manera subsidiaria solicita que, de no accederse a lo anterior, se declare la compensación de los créditos y débitos que existen recíprocamente entre Bancredit Cayman Limited y Bancrédito (Panamá), S.A., de manera tal que la totalidad de las obligaciones de Bancredit Cayman Limited a que hace referencia la Resolución recurrida, sean compensadas con los créditos reconocidos por el propio Liquidador Bancario en las Resoluciones No. 035-2004, 052-2004, 055-2004 y 056-2004, todas de 20 de septiembre de 2004, créditos que sumados exceden el monto de las obligaciones a cargo de B.C.L..

    Para resolver, es pertinente efectuar un breve recuento del proceso de liquidación forzosa administrativa al que fuera sometido BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. a fin de que la Sala pueda emitir sus consideraciones de fondo.

    En virtud de la Resolución S.B. No. 131-2003 de 1 de septiembre de 2003, la Superintendencia de Bancos resolvió decretar la intervención de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., basándose en las deficiencias administrativas y en el significativo deterioro en la calidad de los créditos del banco. Posteriormente, el interventor designado elaboró el Informe Final de Intervención el cual recogía todos los aspectos relacionados a su gestión, así como el inventario de los activos y pasivos del banco, incluyendo de igual manera sus recomendaciones sobre el caso.

    Con fundamento en la gestión realizada por el interventor, la Superintendencia de Bancos estimó necesario ordenar la Liquidación Forzosa Administrativa de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. por medio de la Resolución S.B. No. 161-2003 de 12 de noviembre de 2003.

    Posteriormente, el Liquidador designado por la Superintendencia de Bancos para la liquidación de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. emitió, con fecha de 20 de septiembre de 2004, las resoluciones mediante las cuales se determina la conformación de la masa de la liquidación. Dichas resoluciones fueron publicadas en un diario de circulación nacional los días 24, 27, 28, 29 y 30 de septiembre de 2004.

    De acuerdo al incidentista, la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre de 2004, emitida por el Liquidador Bancario, hace referencia a la suma de US$329,820.78 como cantidad que no ha sido pagada por B.C.L. a Bancrédito (Panamá), S.A. en concepto de diversas transacciones bancarias.

    Aduce sin embargo, que de las sumas que aparecen en el Anexo No. 001-018 se desglosa un Depósito a P. Nº 1513 por el monto de US$12,750.00 que a criterio del incidentista nunca se perfeccionó. Para sustentar este criterio alega que el propio Liquidador reconoce que el dinero nunca fue recibido por BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., y toda vez que el contrato de depósito constituye un contrato real, que requiere la entrega efectiva del dinero, no es dable señalar que existe una cuenta por cobrar de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. en contra de BANCREDIT CAYMAN LIMITED, toda vez que el contrato de depósito a plazo nunca surgió a la vida jurídica.

    En relación con el resto de las obligaciones a que hace referencia la Resolución No. 018-2004, el incidentista señala que el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. omitió reconocer que entre BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. y BANCREDIT CAYMAN LIMITED existen activos y pasivos recíprocos, en virtud de lo cual procede claramente la compensación hasta la cantidad concurrente. A tales efectos, enuncia diversas resoluciones emitidas por el Liquidador, cuyas copias autenticadas reposan en los antecedentes del incidente, en las cuales se reconocen distintos créditos a favor de BANCREDIT CAYMAN LIMITED que totalizan la suma de US$ 88,786,197.65. Añade el apoderado judicial del recurrente que la resolución impugnada pretende desconocer la aplicabilidad de la figura de la compensación, cuando la misma no se encuentra prohibida por el Decreto Ley 9 de 1998, y que de acuerdo a la propia ley bancaria, en la liquidación forzosa se aplican de manera supletoria las normas del Código Civil y Código de Comercio en lo que no sean incompatibles con el Decreto Ley 9 de 1998.

    Ante el panorama expuesto podemos concluir que, lo que se discute en el presente proceso son dos situaciones:

    1. Si la suma de US$12,750.00 que se detalla en el Anexo No. 001-018 de la Resolución recurrida en concepto de fondos no recibidos de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por la apertura del Depósito a Plazo No. 1513, por el cual el depositante recibió la confirmación de depósito a plazo respectiva, constituye o no cuenta por cobrar a favor de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A.

    2. - Si el resto de las obligaciones crediticias adquiridas por el incidentista con la institución bancaria en liquidación, cuyos totales se reflejan en la Resolución recurrida, pueden compensarse de manera automática o no con el saldo de los depósitos a plazo fijo, cheques en circulación y otras cuentas que mantenía BANCREDIT CAYMAN LIMITED con BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. al momento en que se decretó la liquidación forzosa administrativa.

      En este punto, la Sala procede a emitir sus consideraciones con relación a las dos situaciones planteadas por el incidentista.

      En primer término, con relación a la suma de US$12,750.00, incluida en la Resolución No. 018-2004 como una cuenta por cobrar a favor de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., por fondos no recibidos por el banco en liquidación como consecuencia de la apertura de un depósito a plazo fijo por parte de BANCREDIT CAYMAN LIMITED, esta Corporación de Justicia estima que le asiste razón al incidentista en el sentido de que no hay lugar a considerar dichas sumas como una cuenta por cobrar.

      Ello es así, toda vez que tal como lo señalan ambas partes, tanto el incidentista como el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., a pesar que fue emitida la confirmación de depósito respectiva, dichos fondos nunca fueron realmente recibidos por la ahora entidad bancaria en liquidación, razón por la cual mal puede alegarse la existencia de una cuenta por cobrar cuando el contrato de depósito a plazo nunca se perfeccionó.

      En relación con ello, la Sala estima conveniente hacer las siguientes precisiones en relación con la figura del contrato de depósito bancario:

      El Decreto Ley Nº 9 de 26 de febrero de 1998, define el negocio de banca como la operación de captar recursos financieros del público o de instituciones financieras por medio de aceptación en depósito de dinero exigible a la vista o a plazo o por cualquier otro medio autorizado por el Decreto Ley; y la utilización de los mismos, por cuenta y riesgo del banco, para préstamos, inversiones o cualquier otra operación autorizada (Artículo 3, numeral 16).

      Ahora bien, si bien nuestro Código de Comercio no indica cuándo se perfecciona el contrato de depósito, el artículo 1451 del Código Civil establece que "se constituye el depósito desde que uno recibe la cosa ajena con la obligación de guardarla y restituirla".

      Es evidente que el contrato de depósito bancario tiene reglas propias que lo diferencian del depósito regulado en el Código Civil, sin embargo de la norma transcrita arriba se concluye que el contrato de depósito bancario es un contrato real, que queda constituido mediante la entrega al depositario de los bienes que constituyen su objeto. De lo anterior, se desprende que "el depósito, entregada la cantidad que lo engendra, es un contrato unilateral del que tan sólo nacen obligaciones para el Banco". (B.P., M.. Manual de Derecho Mercantil. Décima Edición, Editorial Tecnos, S.A., Madrid, 1992, página 534).

      Ahora bien, tal como ha quedado evidenciado en el cuadernillo del incidente, en base a las afirmaciones de las propias partes, es claro que los fondos que reclama el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. por la apertura de un depósito a plazo identificado con el número 1513, nunca fueron entregados por BANCREDIT CAYMAN LIMITED, razón por la cual el contrato de depósito bancario nunca se perfeccionó y por tanto, mal puede alegarse que dichas sumas constituyen una cuenta por cobrar contra B.C.L., máxime cuando ha quedado establecido que una vez ha sido constituido un contrato de depósito bancario, las obligaciones corren a cargo de la entidad bancaria depositaria por razón de la recepción de los bienes y la posterior retribución al depositante.

      En razón de lo anterior, se declara probada la no existencia de la cuenta por cobrar por la suma de US$12,750.00 que se detalla en el Anexo No. 001-018 de la Resolución recurrida en concepto de fondos no recibidos de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por la apertura del Depósito a Plazo No. 1513, por el cual el depositante recibió la confirmación de depósito a plazo respectiva.

      En segundo término, la Sala debe pronunciarse con relación a solicitud de compensación alegada por el incidentista con relación a los créditos y obligaciones que recíprocamente mantienen BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. y BANCREDIT CAYMAN LIMITED.

      De acuerdo al incidentista, la aplicación de la figura de la compensación procede, de manera supletoria, en base al artículo 135 del Decreto Ley 9 de 1998, que citamos a continuación:

      "Artículo 135.

      IMPROCEDENCIA DE LA QUIEBRA. No

      se podrá solicitar la declaratoria de quiebra de Bancos. Sin embargo, a la liquidación forzosa se

      aplicarán con carácter supletorio las normas del Código Civil, del Código de

      Comercio y del Código Judicial en lo que no sean incompatibles con las de este

      Decreto-Ley".

      En este punto, resulta oportuno señalar que con anterioridad, mediante Resolución de diecisiete (17) de febrero de dos mil cinco (2005), esta Corporación de Justicia tuvo oportunidad de pronunciarse con relación a la procedencia o no de la figura de la compensación dentro de los procesos de liquidación bancaria, precisamente dentro de sendos incidentes incoados por BANCREDIT CAYMAN LIMITED contra resoluciones emitidas por el liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A. En aquella ocasión la Sala manifestó lo siguiente:

      "En la liquidación forzosa de una entidad bancaria, el

      orden de prelación de los créditos contra la masa de la liquidación constituye

      el mecanismo mediante el cual a un determinado acreedor se le atribuye el

      derecho de cobrar su crédito con anterioridad a que lo hagan otros

      acreedores. De esta forma, la prelación

      o preferencia "consiste en un Derecho subjetivo y personal, ejercitable frente

      a otros acreedores que quedan situados en una posición jerárquicamente

      inferior". (GARRIDO, J.M.. Los Créditos Privilegiados en la quiebra y

      en la suspensión de pagos, Manuales de Formación Continuada, Consejo General

      del Poder Judicial, Madrid, 2000, página 159).

      En situaciones de concurrencia de acreedores sobre un

      patrimonio insuficiente, el mecanismo de compensación podría implicar una

      ventaja para aquellos acreedores que tuvieran, a su vez, la condición de

      deudores respecto al deudor común. De

      concurrir los requisitos legalmente exigidos para ello, la compensación

      actuaría extinguiendo las obligaciones recíprocas en la cantidad concurrente,

      liberando al acreedor, de ese mismo modo, de su obligación respecto al deudor

      común (entendiéndose por éste a la entidad bancaria en liquidación), y

      permitiéndole de esa manera, ver satisfecho su interés en detrimento de los

      demás acreedores (depositantes), que se verían privados de cobrarse sobre los

      bienes del deudor; todo lo anterior con total independencia de la prelación que

      pudiera corresponder a tal acreedor por razón de la naturaleza de su crédito.

      La compensación no puede entenderse en nuestro derecho

      como un mecanismo de garantía o preferencia sino únicamente como un medio de

      extinción de obligaciones. De admitirse

      la compensación en materia bancaria ésta supondría eludir las consecuencias del

      sistema de preferencias legales claramente establecidas por el artículo 127 del

      Decreto Ley 9 de 1998, de ahí que las normas sobre compensación establecidas en

      el Código Civil y Código de Comercio resultan incompatibles con el artículo

      citado de la ley bancaria. Aunado a lo

      anterior, vale destacar el hecho de que la intervención del patrimonio de la

      entidad bancaria impide la operatividad de la compensación por razón de que el

      manejo y administración del banco queda en manos del liquidador bancario lo

      cual impide que se realicen transacciones o se cancelen obligaciones surgidas

      con anterioridad a la intervención".

      De las consideraciones anteriores se desprende que, la figura de la compensación no procede en materia de liquidación bancaria, toda vez que sostener su aplicabilidad implicaría el desconocimiento del orden de prelación o preferencia legal establecido en el artículo 127 del Decreto Ley 9 de1998, en adición a los principios de igualdad de trato y de comunidad de pérdidas a que deben estar sujetos todos los acreedores y que debe prevalecer dentro de los procesos de quiebra y liquidación forzosa.

      En consecuencia, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA PARCIALMENTE PROBADO el incidente promovido por la firma forense A., F. &F., en representación de BANCREDIT CAYMAN LIMITED, contra la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre de 2004 y su Anexo 001-018, expedida por el Liquidador de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., en el siguiente sentido:

    3. Se DECLARA QUE NO CONSTITUYE UNA CUENTA POR COBRAR a favor de BANCRÉDITO (PANAMÁ), S.A., la suma de US$12,750.00 que se detalla en el Anexo No. 001-018 de la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre de 2004 en concepto de fondos no recibidos de BANCREDIT CAYMAN LIMITED por la apertura del Depósito a P. No. 1513.

    4. Se NIEGA el incidente en los demás aspectos impugnados por BANCREDIT CAYMAN LIMITED, contra la Resolución No. 018-2004 de 20 de septiembre

      N.,

      ADÁN ARNULFO ARJONA L.

      JUAN FRANCISCO CASTILLO.- JACINTO A. CÁRDENAS

      JANINA SMALL.- Secretaria