Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 25 de Agosto de 2010

Ponente:Oydén Ortega Durán
Fecha de Resolución:25 de Agosto de 2010
Emisor:Primera de lo Civil
 

VISTOS:

La firma MORGAN & MORGAN, actuando en representación de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., ha interpuesto Recurso de Hecho contra la Resolución de diecisiete (17) de agosto de dos mil nueve (2009), proferida por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, por la cual RECHAZA DE PLANO, por improcedentes, los anuncios de Casación, razón por la cual, se NIEGA la concesión del término para formalizar los mismos, contra la Resolución (Auto) de 19 de mayo de 2009, proferida por el mismo Tribunal Superior de Justicia.

Repartido el Recurso, se fijó en lista por el término de tres días que concede la ley procesal para que alegaran las partes. El término anterior venció, siendo aprovechado por ambas partes y, en consecuencia, pasa la Sala a decidir el Recurso presentado.(fs. Recurrente 14-22, Demandado 55-57).

Al respecto, se puede apreciar que el presente Recurso de Hecho ha sido anunciado oportunamente, por la firma MORGAN & MORGAN, actuando en representación de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP.

Observa la Sala que la Recurrente interpuso el Recurso de Hecho contra la Resolución de 17 de agosto de 2009, dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, en base a lo normado en el último párrafo del artículo 1152 del Código Judicial, que indica que si el funcionario inferior no expide las copias en el término de 6 días, el recurrente podrá concurrir ante el Superior presentando copia del memorial en que solicitó dichas copias con nota de su presentación.

En la Resolución antes citada, el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, rechazó de plano por improcedentes, los Recursos de Apelación, así como los anuncios de Casación, contra la Resolución (Auto) de 19 de mayo de 2009, proferida por ese mismo Tribunal, razón por la cual, se negó la concesión del término para formalizar los mismos.

Con el escrito de alegatos del Recurso de Hecho, la Recurrente aporta las copias de las piezas que figuran en el expediente principal, las cuales fueron solicitadas dentro del término correspondiente y con ellas compareció ésta ante esta Sala.

Los hechos principales del Recurso cuentan que el día 21 de julio de 2008, la firma Guillén & Asociados, apoderada judicial de A.I.V. presentó solicitud de Medida Precautoria contra los Recurrentes.

Que mediante Auto No. 1563 de 20 de octubre de 2008, proferido por el Juzgado Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, se Deniega la Medida Precautoria solicitada por A.I.V.. El Auto en referencia fue revocado por el Primer Tribunal Superior de Justicia de Panamá, mediante Resolución de 19 de mayo de 2009, admitiéndose en el mismo la Medida Precautoria solicitada por A.I.V. y, por consiguiente, se fija en la suma de quinientos mil balboas con 00/100 (B/.500,000.00) en concepto de caución que deben consignar los fiduciarios DRESDNER BANK LATEINAMERIKA y MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., a favor de la Sucesión Intestada del Señor GUNTER JOHANN ADOLF SCHNITTJER (q.e.p.d.) que se ventila en el Juzgado Décimo Cuarto de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá.

Luego de notificados de la Resolución judicial de 19 de mayo de 2009, y dentro del término de ejecutoría de ésta, el apoderado judicial de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., así como el apoderado judicial sustituto de DRESDNER BANK LATEINAMERIKA AG, interpusieron Recursos de Reconsideración contra la misma, visibles a fojas 493-497 y a fojas 523-525, respectivamente. Igualmente, promovieron Recursos de Apelación consultables a fojas 503-506 y 537-540, y anunciaron Recursos de Casación, contra el Auto de 19 de mayo de 2009, visibles a fojas 499 y 528-529 del expediente. Mediante Resolución de fecha 17 de agosto de 2009, dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia de Panamá, se rechaza de plano por improcedente, el anuncio de Recurso de Casación presentado por los apoderados judiciales de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., contra el Auto de fecha 19 de mayo de 2009 y, se NIEGA la concesión del término para formalizar el mismo.

CRITERIO DE LA SALA

Expuestos los antecedentes del caso, la Sala procede a decidir si admite el Recurso de Hecho en atención al cumplimiento de los requisitos que determina el artículo 1152 del Código Judicial, en concordancia con los artículos 1154 y 1156 de la misma excerta legal.

En cuanto al cumplimiento de la primera norma, consta en el dossier que el Recurrente presentó la solicitud de copias al Primer Tribunal Superior de Justicia, para presentar el Recurso de Hecho respectivo. Igualmente, consta que el anuncio, interposición y fundamentación del Recurso de Hecho, se cumplió con todas las formalidades señaladas en la Ley.

Lo anterior es así, ya que el artículo 1152 del Código Judicial, dispone lo siguiente:

"Artículo 1152. La parte que intente interponer el Recurso de Hecho pedirá al Juez que negó la apelación o la concesión del Recurso de Casación, antes de vencerse los dos días siguientes al día en que se notificó o se tuvo por notificada la negativa, copia de la resolución, su notificación, si la hay, la apelación, su negativa y las demás piezas que estime convenientes.

....."

De acuerdo a lo establecido por el artículo 1156 del Código Judicial los requisitos para admitir un Recurso de Hecho son los siguientes: a) que la Resolución sea recurrible, b) que el Recurso se haya interpuesto oportunamente, c) que lo haya negado expresa o tácitamente el Juez, y d) que la copia se pida y retire en los términos señalados por el artículo 1152 y que se ocurra con ella ante el superior en su oportunidad.

El primer requerimiento legal a satisfacer es que la Resolución sea susceptible de ser recurrida, es decir, debe tratarse de una Resolución judicial dictada por el Tribunal A-quo por la cual se niegue, ya sea, el Recurso de Apelación o el Recurso de Casación ensayado por una de las partes. La Resolución que se recurre de Hecho es la Resolución de 17 de agosto de 2009 dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia de Panamá que Rechaza de Plano por improcedente, los anuncios de Casación, y por tal razón se niega la concesión del término para la formalización de los mismos, presentados por los apoderados judiciales de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., contra el Auto de fecha 19 de mayo de 2009. que: "ADMITE la Medida Precautoria solicitada por la señora A.I.V.A. y, por consiguiente, FIJA en la suma de QUINIENTOS MIL BALBOAS CON 00/100 (B/.500,000.00) en concepto de caución que deben consignar los fiduciarios..."

En vista de lo anterior, es preciso determinar si la Resolución contra la cual se hizo el anuncio de Casación, es susceptible de impugnación mediante ese Recurso Extraordinario.

Al respecto, el Primer Tribunal Superior consideró que debía Rechazar de Plano, por improcedente, los anuncios de Casación y Negar la concesión del término para formalizar los mismos.

Por su parte, los Recurrentes alegan que la citada Resolución: "es recurrible -a través de Recurso de Casación- por que la misma se trata de un Auto que decide oposiciones o levantamiento o exclusiones, en procedimientos cautelares (artículo 1164. ordinal 4, del Código Judicial)".

Al analizar el contenido de la Resolución dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de 19 de mayo de 2009 contra la cual se pretende recurrir en Casación (fs. 25-33), la Sala observa que la misma revoca el Auto No. 1563 de 20 de octubre de 2008, dictado por el Juzgado Séptimo de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, y Admite la Medida Precautoria solicitada por la señora A.I.V.A. y, se Fija en la suma de quinientos mil balboas con 00/100 (B/.500,000.00) en concepto de caución que deben consignar los fiduciarios DRESDNER BANK LATEINAMERIKA AG y MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., a favor de la Sucesión Intestada del señor G.J.A.S. (Q.E.P.D.) que se ventila en el Juzgado Décimo Cuarto de Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá.

De lo anteriormente expuesto se colige que la Resolución contra la cual se anunció Recurso de Casación, es una decisión que no sólo resolvió en segunda instancia la solicitud de admisión de la Medida Precautoria, sino que la decretó. Así las cosas, tenemos que, al anunciar Recurso de Casación contra la Resolución de 19 de mayo de 2009, lo que la parte demandada pretende es oponerse a la Medida C. decretada en su contra.

Atendiendo entonces a dicha intención, y a lo dispuesto en el artículo 1126 del Código Judicial, según el cual, deben admitirse contra una Resolución los Recursos que procedan conforme a su naturaleza; la Sala debe concluir que, la referida Resolución es recurrible en Casación en atención a lo dispuesto en el numeral 4 del artículo 1164 del Código Judicial, que contempla como Resoluciones recurribles las que decidan oposiciones en procedimientos cautelares.

Debemos aquí enfatizar que, ya esta S. ha señalado que "cuando el artículo 1164, numeral 4° del Código Judicial se refiere a oposiciones en medidas cautelares ha de referirse a las oposiciones en sentido lato, es decir, como medios de defensa del demandado casacionista" (Resolución de 2 de diciembre de 2003. Recurso de Hecho propuesto por las demandadas dentro del la Acción de Secuestro propuesta por RINTIN CORPORATION, S. A. contra DOMAR LTD. Y DOMINICANA CEMENT HOLDING, S.A)

También considera esta Sala señalar que, la interpretación que hagan los Tribunales de las normas que regulan el acceso a los Recursos y medios de impugnación previstos en la ley, debe llevarse a cabo con arreglo al principio pro actione, es decir, que se interprete de la forma más favorable posible a la eficacia del derecho, considerando los presupuestos y límites para la admisión de los Recursos, lo que en los Procesos Cautelares es particularmente importante, dado el carácter in oída parte con que se adoptan estas medidas.

Es exactamente este el criterio que ha encauzado la Sala Civil en relación con la interpretación del ordinal 4º del artículo 1164 del Código Judicial, plasmada en los fallos de 2 de junio de 1999, 17 de septiembre de 1999, reiterado en la decisión de 2 de diciembre de 1999, la cual se permite la Sala reproducir en lo medular:

La Sala no comparte la tesis del Primer Tribunal Superior de Justicia, a la interpretación que le ha dado al numeral 4º del artículo 1149 del Código Judicial. Así lo decidió en la resolución, de 17 de septiembre de 1999. En dicha resolución, la Sala, precisamente interpretando la misma norma procesal, el artículo 1157 del Código Judicial, señaló.

"El punto controvertido radica en determinar si la decisión de segunda instancia que revoca la del inferior y accede a que se decrete un secuestro, puede ser considerado como un auto que decide una oposición en procedimiento cautelar, a efecto de que pueda ser impugnado mediante recurso de casación.

Resulta evidente, a juicio de la Corte, que el aludido auto de segunda instancia, copia visible de fojas 6 a 9, no decidió la oposición de la parte demandada a la petición de práctica de la medida cautelar (sin caución) que planteó el demandante, como sostiene el recurrente, sino que, por el contrario, el pronunciamiento se dictó en virtud de la solicitud reiterada por el mismo demandante (favorecido con la sentencia de segunda instancia) de que se decretara secuestro, conforme a lo normado por el artículo 1157 del Código Judicial.

Sin embargo, conforme al amplio criterio jurisprudencial de esta Corporación sobre este tema, al señalar que por encontrarnos ante la aplicación de un procedimiento cautelar, por su naturaleza, las resoluciones que deciden la concesión de la medida, también son recurribles en casación en virtud de lo dispuesto por el numeral 4 del artículo 1149 del Código Judicial. (Cfr. S.. de 2 de junio de 1999, RHONE DEVELOPMENT, S.A. recurre en casación en la medida conservatoria o de protección que le sigue a BUENOS AIRES HOTEL CORPORATION y OTROS).

Por tanto, la Corte no comparte el criterio del Tribunal Superior al señalar que el auto de 22 de junio de 1999, que accedió a decretar el secuestro basado en la sentencia de segunda instancia, recurrida en casación, no es susceptible de recurso de casación. De manera que es procedente el recurso de hecho contra la resolución de 9 de julio del mismo año que denegó el término para la formalización de ese extraordinario recurso." (fs.2-3)"

A fin de unificar criterio sobre la materia motivo de estudio, la Sala emitió fallo de 2 de junio de 1999, de la siguiente manera:

"Consecuentemente, debido a que conlleva la aplicación del procedimiento cautelar, por su naturaleza, las resoluciones que deciden su concesión, son recurribles en casación en virtud de lo dispuesto por el numeral 4 del artículo 1149 del Código Judicial sin hacer distinción, ya que la ley no la hace, con respecto al tipo de medida cautelar de que se trate; siempre y cuando la cuantía del proceso al que hayan de acceder alcance el mínimo que establece el ordinal 2 del artículo 1148 ibídem, como sucede en el caso que nos ocupa".(f.2) (fallo de 2 de diciembre de 1999)" Registro Judicial, diciembre 2003, pág. 204).

Tomando en consideración lo anteriormente expuesto, la Sala Civil concluye que la Resolución que se intenta recurrir en Casación es, por su naturaleza, de aquellas susceptibles de impugnación mediante este Recurso Extraordinario; razón por la cual, se debe admitir el presente Recurso de Hecho y ordenar la concesión del término establecido en el artículo 1174 del Código Judicial para que la parte Recurrente formalice el Recurso Extraordinario anunciado.

Por las razones antes expuestas, la CORTE SUPREMA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por Autoridad de la Ley, ADMITE el Recurso de Hecho presentado por la firma MORGAN & MORGAN, actuando en representación de MMG FIDUCIARY & TRUST CORP., contra la Resolución que el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, emitió el día 17 de agosto del presente año 2009, rechazando de plano, por improcedente, el anuncio de Casación interpuesto contra la Resolución (Auto) de 19 de mayo de 2009, proferida por el mismo Primer Tribunal y en consecuencia, ORDENA la concesión del término establecido en el artículo 1174 del Código Judicial para la formalización del Recurso de Casación anunciado por el Recurrente.

N.,

OYDÉN ORTEGA DURÁN

ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ -- HARLEY J. MITCHELL D. (Con Salvamento de Voto)

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)

SALVAMENTO DE VOTO

. HARLEY J. MITCHELL D.

MAG. PONENTE: O.O. ENTRADA: 288-09.

M. &M., APODERADA JUDICIAL DE MMG FIDUCIARY & TRUST CORP. RECURRE DE HECHO CONTRA LA RESOLUCIÓN DE 17 DE AGOSTO DE 2009, MEDIANTE LA CUAL RECHAZÓ DE PLANO POR IMPROCEDENTE EL ANUNCIO DEL RECURSO DE CASACIÓN INTERPUESTO CONTRA LA RESOLUCIÓN DE 19 DE MAYO DE 2009, PROFERIDA POR EL PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA, EN LA MEDIDA CONSERVATORIA O DE PROTECCIÓN EN GENERAL (A.I.V.A.) ACTUANDO EN NOMBRE PROPIO Y EN REPRESENTACIÓN DE J.G.S.V., AMBOS HEREDEROS DECLARADOS DE G.J.A.S. (Q.E.P.D.) CONTRA DRESDNER BANK LATEIRNAMERIKA AG (AHORA DRESDNER LATEINAMERIKA AG) Y MMG FIDUCIARY & TRUST CORP.)

Respetuosamente, no comparto lo decidido en el presente caso, toda vez que el auto contra el cual se interpuso el recurso de casación, no se encuentra entre aquellos que enumera el artículo 1164 del Código Judicial.

Dicho artículo en el numeral 4, señala como susceptible del recurso de casación aquellos "autos que decidan oposiciones o levantamientos o exclusiones, en procedimientos cautelares".

La resolución contra la cual se anunció recurso de casación es aquella que revocó el Auto N ° 1563 de 20 de octubre de 2008 dictado por el Juzgado Séptimo del Circuito de lo Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, y en su lugar admite y decreta la medida precautoria solicitada por la señora A.I.V.A., y a su vez fija la fianza que deben consignar los fiduciarios (demandados) en la suma de B/.500,000.00.

Se ha dejado establecido "que la Resolución contra la cual se anunció Recurso de Casación, es una decisión que no sólo resolvió en segunda instancia la solicitud de admisión de la Medida Precautoria, sino que la decretó. Así las cosas, tenemos que, al anunciar Recurso de Casación contra la Resolución de 19 de mayo de 2009, lo que la parte demandada pretende es oponerse a la Medida Cautelar decretada en su contra".

Con relación a lo anterior, es necesario señalar que el artículo 1122 del Código Judicial dispone como medios de impugnación los siguientes:

"1. Reconsideración

  1. Apelación

  2. De hecho

  3. Casación; y

  4. Revisión.

    Algunas resoluciones tienen un grado de competencia denominado de consulta."

    De dichos medios de impugnación, no se desprende el de oposición, ni mucho menos que la apelación deba entenderse como tal.

    Por otro lado, lo resuelto por el Superior no se trata de una resolución que resuelve una oposición, toda vez que como lo explica el Dr. J.F. "el caso de un tercero afectado que puede -si se trata de secuestro, por ejemplo- proponer un incidente de levantamiento o, si la oposición se formula el acto en que se lleva a cabo la medida, exhibiendo un documento que acredite secuestro o embargo anterior. En estos casos de oposición a secuestros, la resolución que los decide admite apelación e incluso casación". Lo subrayado es del suscrito. (Medidas Cautelares, pág. 281).

    Como bien se desprende de lo antes transcrito, los autos que decretan medidas cautelares, no son susceptibles de ser recurridos en casación, porque no corresponden a resoluciones que han resuelto una oposición; por tanto, el hecho que sean apelables porque así lo establece el artículo 1131 numeral 1 del Código Judicial, no significa ello, que sean susceptibles de ser recurrido en casación, ya que, el artículo 1164 numeral 4, establece de manera taxativa (numerus clausus) cuáles son los casos en las medidas cautelares que puedan ser atacados con dicho recurso, siendo ellos los "autos que decidan oposiciones o levantamientos o exclusiones, en procedimientos cautelares", es decir, no se encuentra el auto que decreta una medida cautelar.

    Es necesario resaltar, que esta S. en fallo reciente, y bajo la ponencia del Mag. A.C., el que fue avalado por el resto de la Sala, en caso similar se dejó establecido lo siguiente:

    "Luego de analizar la resolución impugnada, observa esta Corte de Casación que la misma no es susceptible de este medio impugnativo extraordinario, por su naturaleza, toda vez que no se trata de un auto que decida oposiciones, levantamientos o exclusiones en procedimientos cautelares.

    Obsérvese que el fallo atacado en Casación, apreciable a fojas 556-566, confirmó el Auto No.1474 de 1 de octubre de 2008, proferido por el Juzgado Séptimo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, que a su vez ordenó la práctica de la Medida Conservatoria o de Protección General solicitada.

    Como se puede apreciar ni la resolución del Tribunal Superior, ni el auto emitido por el Juzgado A quo, decidió una oposición, un levantamiento o exclusión dentro de la medida cautelar.

    Todo lo contrario, la resolución impugnada en Casación sólo confirmó la orden de practicar la petición cautelar deprecada por la solicitante, consideración que se configura como un pronunciamiento sobre la admisibilidad de la medida cautelar, y de ninguna manera se puede estimar como una resolución que decida oposiciones, levantamientos o exclusiones en procedimientos cautelares.

    En este sentido, y sobre una situación similar, se pronunció esta Corporación indicando lo siguiente:

    "La Sala observa que la decisión impugnada con el recurso de casación es una resolución dictada por el Primer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, mediante la cual se confirmó decisión del Juez Séptimo del Circuito en el cual se negó una medida cautelar de conservación.

    La Corte estima que las medidas cautelares de protección y conservación no tienen, per se, cuantía ni interés patrimonial, éstas van enderezadas a evitar el periculum in mora contra las sentencias de fondo que se dicten en los procesos jurisdiccionales principales, procesos principales éstos en los cuales sí puede encontrarse afectado o comprometido un interés patrimonial que exceda de la aludida suma, no así la medida cautelar que persigue medidas provisionales para evitar que la decisión que culmina con el proceso, cuando éste se surta, devenga ineficaz. No se ha dado, por lo tanto, cumplimiento al requisito que, sobre summa gravaminis, se exige en el recurso extraordinario de casación, la que, en todo caso, está predicada de la cuantía señalada en la demanda.

    Es evidente que en el presente asunto no cabe el recurso de casación, ya que no se trata de Auto que decide sobre oposiciones, levantamiento, o exclusiones, en procedimientos cautelares, únicos autos que admiten el recurso de casación, con fundamento en el artículo 1149 del Código Judicial.

    (Resolución de 17 de junio de 1997, emitido por esta Sala Civil, en la Medida de Protección y Conservación solicitada por BALDOMIR KRIZAJ KREGAR Y EDITH CALVERA DE KRISAJ. MAGISTRADO PONENTE: R.A.F.Z. (q.e.p.d.)).

    Esta Colegiatura conviene en advertirle, al Tribunal Ad quem, que ha sido postura inveterada y reiterada de esta S., que el solo hecho que la resolución se dicte dentro de un procedimiento cautelar no la hace susceptible del recurso de Casación, razón por la cual debe cumplirse con la normativa procesal que impera al respecto.

    En consecuencia, a la S. le está vedado el examen científico-jurídico al que nos invita la recurrente al impetrar el presente recurso, puesto que en materia de Casación, el Legislador patrio previó una concepción cerrada "numerus clausus", de suerte tal que si la resolución no se enmarca dentro de las situaciones establecidas en el Artículo 1164 del Código Judicial, debe inadmitirse el recurso y así se declarará." (Lo subrayado es del suscrito)

    Panama Canal Railway Company recurre en Casación en la Medida Conservatoria o de Protección en General Solicitada por VALGO, S. A. Fallo de 30 de noviembre de 2009.

    Asimismo, y esta vez bajo la ponencia del M.. O.O.D., se hizo referencia al tema que nos compete, así:

    "Ahora veamos lo contemplado por el numeral 4° de esta última excerta:

    "1164. El Recurso de Casación tendrá lugar contra las resoluciones de segunda instancia proferidas por los Tribunales Superiores de Justicia en los siguientes casos:

  5. Cuando se trate de autos que decidan oposiciones o levantamiento o exclusiones, en procedimientos cautelares;"

    1)Este numeral, indica que son recurribles en casación: los autos que deciden oposiciones en procedimientos cautelares; esto implica que se admita el recurso de casación contra los autos dictados cuando, después de dictada una medida cautelar, la contraparte se oponga a la misma y el juzgador se pronuncie respecto a esa oposición; los autos que decidan levantamientos de medidas cautelares, lo que significa que serán recurribles en casación las resoluciones que ordenan el levantamiento de una medida cautelar, previamente impuesta; los autos que deciden exclusiones en procedimientos cautelares; es decir, que son recurribles en casación las resoluciones que ordenan la descautelación de ciertos bienes sobre los que recaigan medidas cautelares, manteniendo dicha medida respecto a los demás bienes." (Lo subrayado es del suscrito).

    Recurso de Hecho presentado por la Licenciada S. de Cohen, apoderada judicial de D.G.P. en contra de la Resolución de 20 de junio de 2008, dictada por el Tribunal Superior de Familia, dentro del Proceso de Liquidación de Régimen Económico Matrimonial (Sociedad Conyugal formada por D.G. y J.D.M.A.. Fallo de 13 de abril de 2009.

    Dichos criterios según el suscrito, deben ser mantenidos, pues no se trata de denegar justicia a las partes, sino aplicar la ley tal y como se desprende de la misma, situación que así lo amparan los artículos 9 y 10 del Código Civil, que continuación se pasan a transcribir:

    Artículo 9: Cuando el sentido de la ley es claro, no se desatenderá su tenor literal a pretexto de consultar su espíritu. Pero bien se puede, para interpretar una expresión oscura de la ley, recurrir a su intención o espíritu, claramente manifestados en ella misma, o en la historia fidedigna de su establecimiento.

    "Artículo 10: Las palabras de la ley se entenderán en su sentido natural y obvio, según el uso general de las mismas palabras; pero cuando el legislador les haya definido expresamente para ciertas materias, se les dará en estos casos su significado legal."

    Como se desprende de dichos artículos, existen parámetros para la aplicación de la ley, entendiéndose que cuando sea claro su sentido, no debe desatenderse el tenor literal, con el pretexto de consultar su espíritu.

    El caso que nos ocupa, el sentido de la ley es claro, es decir, los casos que son recurribles del recurso de casación en lo que respecta a las medidas cautelares, son los "autos que decidan oposiciones o levantamientos o exclusiones".

    Se hace referencia a lo anterior, ya que de ser el caso, que pudiera desprenderse que la norma quiera dar a entender la oposición como una apelación, no la detallaría de manera independiente como lo hace al referirse en el artículo 531 ordinal 8 del Código Judicial así: "Las oposiciones y las impugnaciones incidentales se surtirán oralmente en el momento en que se ejecuta la medida..." (Lo subrayado es del suscrito).

    Otro motivo más para respaldar que los autos que decretan medidas cautelares no son susceptibles de ser atacados por el recurso de casación, es el hecho, que de así haberse considerado, se incluiría de manera directa (por ser de carácter numerus clausus), como se desprende en el caso de las apelaciones al referirse el artículo 1131 numeral 1 del Código Judicial, que son susceptibles de ese recurso "El auto que niegue o decrete medidas cautelares".

    Igualmente, es necesario acotar, que en el recurso de casación, no toda resolución es susceptible de serlo, toda vez que como lo explica S.S. en cuanto a dicho recurso "es necesario reforzar, in limine, es que los motivos singulares de impugnación constituyen verdaderas y propias instituciones de acciones, que hacen el recurso un medio de impugnación limitado, a diferencia de la apelación. Es la presencia de uno de estos vicios (taxativos) la que determina la rescisión de la sentencia impugnada y legitima la reapertura del juicio, ya legalmente concluido" (Lo subrayado es del suscrito) Manual de Derecho Procesal Civil, Tomo I, pág. 462.

    Asimismo ha sido reconocido por J.M.A., al referirse a una de las características del Recurso de Casación como "un recurso extraordinario que sólo puede interponerse contra determinadas resoluciones y por un determinado motivo" (Lo subrayado es del suscrito) Contestaciones al Programa de Derecho Procesal Civil para acceso a las carreras Judicial y F., 3° Edición, Tema 43, pág. 9.

    Criterio que es compartido por el Dr. F. cuando explica que "Los recursos ordinarios pueden fundarse en cualquier error (material o procesal), en tanto que en la casación sólo se puede ejercitar respecto a resoluciones expresamente determinadas y sobre causales específicamente previstas en la ley. La regla es que la apelación procede contra toda resolución, salvo que la ley la excluya expresamente; en materia de recurso extraordinario -v.gr.: casación- sólo procede respecto a las resoluciones expresamente establecidas en la ley" ( Lo subrayado es del suscrito). Casación Civil, pág. 112.

    Dicho autor mantiene esa postura en el Libro Casación y Revisión, al explicar que "...los recursos extraordinarios exigen causas específicas, previamente fijadas en la ley, que limitan las competencia del tribunal ad quem y proceden solo en determinadas resoluciones judiciales...", y acota que "No son susceptibles de impugnación por la vía del recurso todas las resoluciones del Tribunal Superior, ni todos los errores en que incurran los fallos de la instancia a. Sólo admiten el recurso de casación las resoluciones especificadas en la Ley" págs. 7 y 21. (Lo subrayado es del suscrito).

    Por las anteriores consideraciones, y resaltando una vez más el hecho que las resoluciones que son susceptibles de recurso de casación en nuestra legislación son de naturaleza taxativa, que como bien lo define G.C. en el Diccionario Jurídico Elemental, es, "Riguroso, estricto, literal, porque limita y circunscribe a los términos y circunstancias expresamente indicados", es que no comparto el fallo de marras, y por tal motivo, salvo el voto.

    Panamá, fecha ut supra,

    Mag. HARLEY J. MITCHELL D.

    SONIA F. DE CASTROVERDE

    Secretaria de la Sala Civil