Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 5 de Diciembre de 2014

Fecha de Resolución 5 de Diciembre de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: Luego de que la revisionista MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION, cancelara la fianza impuesta en resolución de 5 de agosto de 2014, corresponde examinar la admisibilidad del recurso ensayado contra la sentencia del primero de julio de 2010 dictada por el Juzgado Primero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Chiriquí, que fuera confirmada por decisión del 29 de abril de 2011 proferida por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial en el Proceso Ordinario instaurado por O.E.S.C. contra los presuntos herederos de J.S. D.G. (Q.E.P.D.), los señores J.D.S.G.S. y C.O.G.S. y las sociedades BUSH WACKER, S.A. y la revisionista. Una mirada al expediente permite atender que la caución fue entregada en tiempo oportuno de modo que procederemos a presentar los antecedentes que componen el libelo de la sociedad impugnante. El 11 de mayo de 2006, el demandante O.E.S.C. incoa demanda contra la sociedad MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION, la cual es corregida el 8 de agosto de 2006. En aquella demanda el señor O.E.S.C. manifestó, bajo gravedad de juramento, que desconocía el paradero y domicilio de C.H.R.P., quien es el representante legal de la sociedad. Sin embargo, de las piezas de convicción que aportó el demandante en aquel proceso, está la Escritura Pública No. 222 de 21 de febrero de 2002 de la Notaría Tercera de Circuito de Chiriquí, donde consta la dirección completa de la sociedad y de su representante legal, asimismo, el pacto social de la misma está inscrito desde el 8 de mayo de 1992, con lo cual no se hubiese emplazado, ni designado defensor de ausente para la representación judicial de la sociedad revisionista. Obra en autos, como afirmación del recurrente, que la sentencia No. 27 de 1 de julio de 2010, fue apelada por el señor C.O.G. SERRANO uno de los demandados del proceso, siendo confirmada por resolución del 29 de abril de 2011. En la sentencia de primera instancia se declaró nula la venta celebrada por BUSH WACKER, S.A. con la MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION, quien era representada por defensor de ausente; a pesar de que según la impugnante, se conocía su paradero de acuerdo con los documentos. El propulsor de este medio extraordinario compareció al proceso el 12 de mayo de 2011, después de haberse emitido la sentencia de segunda instancia. Ante el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, presentó incidente de nulidad, empero, este Cuerpo Colegiado profirió Auto Civil de 25 de mayo de 2011, donde se inhibió de su conocimiento y ordenó la remisión al juzgado de primera instancia; no obstante, remitió el expediente principal a la Corte Suprema de Justicia para resolver los recursos de casación anunciados por C.O.G.S. y MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION, cuya resolución es del 30 de mayo de 2012. Argumenta que su defensa fue "gravemente violentada", porque ni el Tribunal Superior, ni el Juzgado de Circuito, ni la Corte atendieron la nulidad de emplazamiento que presentó en debido término y que culminó con una sustracción de materia de parte del juzgado de circuito, su defensa fue afectada a tal modo que no pudo en casación presentar una causal de forma. En síntesis, la causal que alega es la del numeral 9 concerniente a la falta de comparencia de una de las partes afectadas con la resolución recurrida, en el proceso cursado. Con el propósito de que prevalezca el recurso extraordinario es menester que posea determinados presupuestos preliminares, tales como: que haya sido interpuesto en el término legal, que recaiga contra una sentencia proferida por un tribunal superior o un juez circuital al tratarse de procesos de única instancia o no haya podido surtirse el recurso de apelación por las causas previamente definidas en la ley. Revisado el expediente, para la S. se advierte una encrucijada toda vez que a simple vista se observa que el expediente arribó hasta sus últimas consecuencias; es decir, hubo hasta sentencia de casación. El artículo 1204 del Código Judicial dispone que la revisión se da a una sentencia dictada por un Tribunal Superior o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única instancia o cuando aun existiendo recurso de apelación, este no se surta por motivos taxativos. La Corte en diversos precedentes desde el año 1999 ha mantenido la hipótesis que no procede Recurso de Revisión, cuando se ha surtido la Casación, pues una interpretación de esta índole sería flexibilizar la concesión de recursos, máxime cuando a través del recurso de casación se examina la juricidad de la decisión de segundo grado, sea por errores in procedendo o injudicando. Sin embargo, esta corriente impertérrita, no siempre fue así. En fallo de 23 de junio de 1992 dentro del proceso de prescripción adquisitiva de dominio presentado por C.T.U. contra SICK LEAVE, S.A. y M.R.B., además, del fallo del 30 de julio de 1992 dentro del proceso ordinario que S.T.D.G. le seguía a R.T.R. y otros se admiten recursos de revisión en procesos donde se interpuso recurso de apelación y hasta casación. En la decisión del 23 de junio de 1992 ya citada, bajo la ponencia del magistrado R.M.A. se explicó: "...la S. igualmente discrepa del criterio de interpretación restrictiva que sobre el alcance del artículo 1189 del Código Judicial expresa la resolución apelada, esto es, en el sentido de rechazar el recurso de revisión interpuesto fundándose en el argumento de que "...contra la sentencia dictada por el Juzgado de Circuito de lo Civil del Circuito de Coclé, y cuya revisión es hoy motivo de estudio por parte de esta alta Corporación, la parte demandada apeló y, en consecuencia, el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial -Penonmé, Coclé, conoció, y resolvió, mediante sentencia de 5 de diciembre de 1989, confirmando la sentencia de primera instancia, inclusive dicho fallo fue apelado por la parte hoy recurrente ante la Corte Suprema de Justicia, mediante recurso extraordinario de casación, declarándose la inadmisibilidad del recurso, mediante resolución fechada de 4 de octubre de 1990" (subraya la S.). De acuerdo a (sic) esta interpretación del Despacho sustanciador significa que las sentencias dictadas en procesos de doble instancia no serían susceptible de impugnación mediante el extraordinario recurso de revisión cuando la parte afectada apele contra el fallo de primera instancia, y, posteriormente, recurra en casación contra la resolución que pone fin al proceso en segunda instancia. Por ello, el resto de la S. de la Corte lamenta no estar de acuerdo con el anterior criterio expuesto en la resolución apelada, porque resulta incuestionable que la sentencia dictada en procesos de doble instancia sería susceptible de revisión, aún cuando (sic) las partes afectadas con el fallo de primera o de segunda instancia haga valer los recursos o medios de impugnación ordinarios establecidos por la Ley, como ocurre en este caso. Sin embargo, hay que reconocer que la redacción de la frase del comentado artículo 1189 del Código Judicial que dice ".. (sic) cuando se trata de procesos de única instancia o cuando aún existiendo el recurso de apelación, éste no se haya surtido por cualquiera de los siguientes motivos:...", introduce un elemento que tiende a confundir el verdadero sentido de la normativa contemplada en el precitado artículo del Código en cita, a tal punto que pudiera hacer ilusorio el recurso de revisión en nuestro Ordenamiento Procesal Civil, de adaptarse la interpretación de la resolución apelada. La S. de la Corte en atención a lo normado por el artículo 2 del Código Civil considera, entonces, que el inciso primero del artículo 1189 del Código Judicial debe interpretarse en el sentido de que la revisión tiene lugar contra una sentencia dictada por la Corte Suprema, por un Tribunal Superior, o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única o de las dos instancias...". Sin embargo un examen de estos fallos, dan a colegir que era plausible el Recurso de Revisión en procesos donde se hubiese proferido decisiones de la Corte, pues el artículo 1204, antiguo 1189, admitía la revisión de sentencias de la Corte Suprema de Justicia, artículo que fue reformado con la Ley 23 del 2001 al eliminar de la lista cerrada las resoluciones que provenían de este Cuerpo Colegiado. Para una mejor apreciación damos cita al inciso del artículo que fue enmendado: "Artículo 1189: Habrá lugar a la revisión de una sentencia dictada por la Corte Suprema, por un Tribunal Superior, o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única instancia o cuando aun existiendo el recurso de apelación, éste no se haya surtido por cualquiera de los siguientes motivos:...". Actualmente y ante criterios restrictivos, la S. ha matizado que cabe el recurso de revisión ante decisiones que tuvieron una segunda instancia basados en interpretaciones semánticas como, por ejemplo, la Apelación ante el resto de la S. interpuesta por R. delC.P.B. de P. en recurso de revisión propuesto en su propio nombre y el de sus hijos contra la sentencia del 10 de mayo de 2007 proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial en el proceso ordinario de prescripción adquisitiva de dominio promovido por M.M.P.V. y M.P.V. contra la apelante, E.M.P.P. y A.R.P.P. del 13 de septiembre del 2012 donde se admitió el recurso de revisión a pesar de que la decisión de primera instancia pasó la criba del Tribunal de Apelaciones. "De una atenta lectura del extracto que antecede, se desprende que el legislador patrio consideró que las sentencias dictadas por un Tribunal Superior o por un Juez de Circuito, son recurribles en revisión. De igual forma, la norma en comento hace una distinción, al expresar que las sentencias son susceptibles del recurso cuando se trate de procesos de única instancia o cuando a pesar de tener la potestad de promover la alzada ésta no se haya surtido. Dicha aclaración, a criterio del resto de los Magistrados que integran la S., solamente es aplicable a las resoluciones proferidas por los Juzgados de Circuito, por las razones que se exponen seguidamente... Aunado a lo anterior, no puede soslayarse que los Juzgados de Circuito dan trámite a los procesos hasta resolverlos, en tanto que los Tribunales Superiores, a su vez, esencialmente deciden los recursos de apelación interpuestos contra decisiones de los jueces circuitales, y están llamados a conocer, en primera instancia, las causas determinadas en el artículo 127 de nuestro Código de Procedimiento Civil, las que en la esfera civil son excepcionales, puesto que se limita a los amparos, hábeas data, se pueden incluir incidentes que provienen de procesos que están para surtirse la alzada, y los recursos de hecho que son de única instancia. Así, pues, de aceptarse el enfoque del Magistrado Sustanciador, de impedir que se promueva el recurso de revisión contra sentencias dictadas en segunda instancia, sería como afirmar que el medio extraordinario de impugnación en referencia sólo cabe contra las sentencias dictadas por los juzgados de circuito en única instancia, debido a que contra ellas no se ensayó recurso de apelación. En otras palabras, no serían susceptibles del recurso de revisión las sentencias proferidas por los Tribunales Superiores, puesto que si bien éstos dictan fallos que pueden poner fin a la controversia, lo cierto es que ante ellos no se ventilan procesos de única instancia, y son restringidas las resoluciones apelables ante la S., fundamentalmente incidentes, ya que la principal función de los tribunales colegiados es decidir las alzadas. Y es que, no puede obviarse que entre los motivos enumerados en el artículo 1204 antes citado, se establece la posibilidad de revisar las resoluciones que se hayan fundado en documentos decisivos que posteriormente fueron declarados falsos por sentencia ejecutoriada, proferida luego de emitida la decisión a revisar, o que la parte ignoraba dicha situación previo a la sentencia. También puede ocurrir que la resolución se base en pruebas testimoniales, y que los testigos fueran condenados por falso testimonio por las declaraciones brindadas; en ambos supuestos, de aceptarse el razonamiento del Sustanciador de limitar el recurso a las sentencias proferidas por los juzgados de circuito, se impediría a la parte vencida solicitar la revisión, si se surtió la alzada y ésta se enteró de la situación luego que se dictara la sentencia de primera instancia. En opinión del resto de la S., avalar la decisión de rechazar de plano el recurso de revisión por haber sido promovido contra una sentencia de segunda instancia, vulneraría el derecho a la tutela judicial efectiva que debe garantizarse a todo ciudadano, habida cuenta que la norma expresamente no dispone que las únicas sentencias susceptibles del recurso de revisión son las emitidas por los jueces de circuito, por el contrario, incluye las dictadas por los tribunales superiores. Por lo tanto, dado que las sentencias son las resoluciones que deciden las pretensiones o excepciones que se ensayan dentro de los procesos, y que éstos se ventilan esencialmente en los Juzgados de Circuito, correspondiendo a los Tribunales Superiores decidir las apelaciones, amén que en ellos no se ventilan procesos de única instancia, es posible arribar a la conclusión que la limitación instituida en el artículo 1204 del Código Judicial se refiere particularmente a las decisiones de los Jueces de Circuito. Siendo ello así, la S. estima que nada impide que una resolución dictada por un Tribunal Superior sea revisada, siempre y cuando esté ejecutoriada, puesto que lo que se busca a través del aludido medio extraordinario de impugnación es el examen de una decisión en firme que puso fin a la litis, en la medida que el recurso halla sido oportunamente presentado, razón por la cual, la decisión del Sustanciador debe ser revocada.". El análisis de fallos y del artículo citado desde el punto de vista histórico es importante, para poder manifestar que es notorio que la resolución recurrida ha sido dictada en proceso donde se ha surtido dos instancias y que arribó a casación con una sentencia de fondo, recurso que fue ensayado por el actual recurrente y que llevan sin duda a declarar la inadmisión del recurso al tenor del artículo 1214 del Código Judicial. Nuestra anterior afirmación descansa en el hecho que los fallos enunciados (los de los años noventa) acontecieron bajo una normativa que fue modificada posteriormente y, por ende, no pueden respaldar la interpretación del artículo 1204 del Código Judicial. Igualmente, la nueva corriente solo ampara el recurso en procesos, donde la segunda instancia no se surtió por las causales que invoca la norma, interpretación que va acorde con el artículo 1196 del Código Judicial. Por otro lado, amén de que la recurrente pretenda revisar la sentencia emitida por el juzgado A quo, no es menos cierto que esta decisión superó dos instancias y hasta un recurso extraordinario, último elemento que constituye la razón primordial, para no admitir el segundo. Sin embargo, la S. debe manifestar que existen aspectos que le llamaron la atención luego de la lectura de los antecedentes de este recurso y que si bien, podrían ser significativos para poder modificar la línea jurisprudencial no son suficientes, debido a las consecuencias que esto acarrearía y sobre todo a la imposibilidad de anular resoluciones de la Corte a través de recursos. La sociedad MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION fue representada por defensor de ausente, hasta emitida la sentencia de segunda instancia, luego de su emisión, esta comparece al proceso el 16 de mayo del 2011 (fs. 244), anunciando recurso de casación en fondo y presentando dos incidentes de nulidad. En el proceso también, había anunciado casación el demandado C.O.G.S. demandado en el proceso. De este modo, había un expediente principal con un recurso de casación anunciado y dos incidentes de nulidad pendientes de trabajar. El Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial en resolución del 21 de junio del 2011 (fs. 248), advirtió en principio que debía remitirse los incidentes al tribunal de primer grado y que se evidenciaba que "el resultado de las incidencias planteadas por los procuradores judiciales de la sociedad demandada, MILKAUKEE (SIC) ENTERPRISES CORPORATION, puede en su momento influir en el curso de esta causa ordinaria, ya que se trata de circunstancias esenciales para su tramitación", por lo que estimaba suspender la actuación y remitir el expediente con las incidencias al tribunal de grado para que posteriormente se remitiese y así poder continuar con el "curso normal del proceso". La decisión del sustanciador, fue apelada por el demandante quien argumentó que el proceso debía continuar, toda vez que los "incidentes no interrumpen el proceso ni ninguno de sus términos"; la sociedad impugnante se opuso ya que como tercero adquiriente de un predio ha sido afectado en su defensa. El resto de los magistrados en decisión del 31 de agosto del 2011 revocó la decisión del sustanciador y separó los infolios: los incidentes fueron al juzgado de origen y el cuaderno principal a la S. Civil de la Corte. (V. fojas 270, 297) El problema radica que el tribunal de grado esperó casi cuatro años hasta que culminara la sentencia de casación, para decidir en los incidentes que hubo sustracción de materia. No hubo petición formal de antecedentes para resolver de fondo, por lo que da a inferir que esperó a que la Corte resolviera el contenido del recurso. Los incidentes estaban pendientes de resolver desde el 6 de julio del 2011 (Confrontar fojas 459). Vale recalcar que una decisión de esta naturaleza, no decide propiamente la accesoriedad pretendida y que pudo solventarse en fondo si se hubiese resuelto a tiempo y corregirse el yerro procesal que aquejaba al recurrente. El fenómeno de la sustracción de materia ha sido contemplado en proceso sumario que Constructora Dos Mares, S.A., recurrió en casación y que la Sociedad Berasvas, S.A. le siguió a Banco Hipotecario Nacional, el 6 de diciembre del 1999, donde esta Corporación explicó que: "El reconocimiento de la sustracción de materia en un juicio supone la existencia de elementoscuya presencia en el proceso indiquen que la materia controvertida entre las partes ha desaparecido, es decir, ha dejado de existir, obedeciendo a la ocurrencia de acontecimientos de orden procesal o de naturaleza extra procesal." Sin embargo, a pesar de esta definición, es inadmisible que los Tribunales constriñan las circunstancias jurídicas, a fin de que "la materia controvertida" desaparezca, pues desde el año 2011, a la sociedad impugnante no se le resolvió la nulidad endilgada, una nulidad que afectaba el fondo, pues retrotraía el proceso hasta la contestación de la demanda y que permitía que esta presentara pruebas; en otros términos, que accediera a una defensa efectiva. Este escenario no aconteció, porque sencillamente se esperó a que la S. resolviera los errores iudicando no de proceso presentada por los demandados, errores que podían ser solventados en este recurso por el tenor del artículo 1194 del Código Judicial y que el recurrente no aprovechó, pues aun cuando la presunta nulidad aconteció en primera instancia, este se enteró ya dictada la decisión de segunda instancia; es decir, "estaba legítimamente impedido para hacerlo" toda vez que lo representaba un defensor de ausente. Es por lo tanto, que podía acceder a la S. Civil bajo una causal procesal. A pesar de ello, estima la S. que debe hacer un llamado de atención a los Magistrados del Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, con el objeto de que empleen, con mayor medida, en sus resoluciones interpretaciones sistemáticas y no aisladas de los preceptos procesales, a fin de que el proceso no se convierta en un obstáculo para que la parte pueda satisfacer su derecho sustantivo. Este llamado es con relación a la resolución del 31 de agosto del 2011. Asimismo, la atención de esta S. se enfoca en la conducta desplegada por el Juzgado Primero de Circuito, Ramo Civil de la Provincia de Chiriquí, quien no requirió los antecedentes de este proceso, ni tramitó y mucho menos solventó a tiempo los incidentes, conociendo que estos habían arribado sin el expediente principal, por estarse surtiendo el recurso de casación. (fojas 457 cuadernillo de incidente. N. que siquiera se dio traslado a los mismos.) Por las consideraciones expuestas, LA SALA PRIMERA DE LO CIVIL, DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley: NO ADMITE el Recurso de Revisión presentado por MILWAUKEE ENTERPRISE CORPORATION contra la sentencia del primero de julio de 2010 dictada por el Juzgado Primero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Chiriquí, en el Proceso Ordinario instaurado por O.E.S.C. contra los presuntos herederos de J.S.D.G. (Q.E.P.D.), los señores J.D.S.G.S., C.O.G.S. y las sociedades BUSH WACKER, S.A. y la revisionista. Se ORDENA DEVOLVER la suma consignada como fianza al revisionista, el expediente principal y los cuadernos de incidentes presentados al tribunal de origen. Se ORDENA el archivo del presente expediente, previa anotación en el libro de salida. N., HARLEY J. MITCHELL D. OYDÉN ORTEGA DURÁN -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)