Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 4 de Febrero de 2003

Ponente:Aníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución: 4 de Febrero de 2003
Emisor:Segunda de lo Penal
RESUMEN

RECURSO DE CASACION PRESENTADO A FAVOR DE JOAQUIN CHIFUNDO FRANCIS, SINDICADO POR DELITO HURTO CON ABUSO DE CONFIANZA

 

VISTOS:

El licenciado J.R.P., en su condición de abogado defensor de J.C.F., anunció y formalizó oportunamente recurso de casación en el fondo contra la sentencia N° 326 fechada 28 de junio de 2003, proferida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial.

Al revisar los folios correspondientes se advierte que el recurso de casación en estudio reúne los requisitos de oportunidad, legitimación activa y material, por tratarse de un negocio penal por delito cuya pena privativa de libertad es superior a los dos años.

Pero al examinar las exigencias legales sobre el contenido del recurso para poder determinar si puede ser admitido, observa la Sala que el recurrente ha cometido errores en su formalización, por lo que hacemos las siguientes consideraciones:

  1. Historia concisa del caso: En esta sección deben aparecer los puntos relevantes del negocio penal, lo cual no sucede en este caso ya que el recurrente procede a hacer una relación de los hechos de manera extensa refiriéndose a declaraciones y otros elementos que forman parte del proceso, pero sin señalar de manera lacónica, precisa y objetiva los puntos mas relevantes del caso.

  2. En ese mismo sentido, con relación a las causales, en reiterada jurisprudencia de la Corte se ha indicado que para una mejor comprensión y análisis de las causales, estas deben presentarse en forma separada y no en conjunto. En el presente caso el recurrente anota como primera causal todo el numeral 1 del artículo 2430 que en realidad consagra cinco causales, las cuales son excluyentes entre si. Hay que aclarar que el numeral 1 del citado artículo 2430 del Código Judicial consagra en realidad cinco causales de casación independientes y excluyentes entre sí, a saber: a) Por ser la sentencia infractora de la ley sustancial, en concepto de violación directa; b) por interpretación errónea de la ley; c) por indebida aplicación; d) por error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba; y e) por error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba.

    Por consiguiente, en una misma causal no se puede alegar a la vez, por ejemplo: "... el error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba y el de derecho en la apreciación de ella; o la violación directa de la ley y la indebida aplicación de ésta al caso juzgado", puesto que ambos términos se fundamentan en conceptos diametralmente opuestos que, por ende, los hacen ser independientes y excluyentes, como se dijo.

    Como segunda causal presenta el numeral 3 ibídem, "Cuando se haya incurrido en error de derecho al calificar el delito, si la calificación ha debido influir en el tipo o en la extensión de la pena aplicable". En esta ocasión el casacionista comete el mismo yerro anotado anteriormente al invocar dos causales de seguido, toda vez que en este numeral: la primera causal se registra cuando el error de calificación influye en el tipo contentivo de la figura delictiva en cuestión y la segunda ocurre tal calificación conlleva efectos sobre la extensión de la pena.

  3. En cuanto a los motivos, estos fundamentan cada causal que se invoque; por ello en este escrito, al presentar causales juntas, los motivos no responden a las exigencias de la ley. Lo correcto es redactar los motivos a continuación de cada causal, anotando los hechos y aspectos que de manera armónica apoyan la causal que fundamentan.

    Creemos prudente anotar que en la primera causal, el recurrente anota la disposición legal infringida luego del primer motivo, lo cual contradice la técnica casacionista. Dentro del recurso existe una sección establecida para citar las disposiciones legales infringidas.

    En el segundo motivo de la primera causal el recurrente comete la impropiedad de citar normas, para lo cual existe dentro del recurso una sección destinada a la presentación de disposiciones legales que se estimen infringidas.

  4. En las disposiciones legales infringidas y el concepto en que lo han sido, el recurrente ha presentado las causales de conjunto y en consecuencia, al anotar las disposiciones legales que dice infringidas por la sentencia que se impugna, incurre en la impropiedad de no precisar a qué causal se refiere el articulado que cita, ya que según la naturaleza de cada causal de fondo que se alegue, las normas que se violan son distintas. Además, debemos señalar que la técnica casacionista requiere que las disposiciones legales infringidas se señalen como una sección autónoma; que en ella se transcriban las disposiciones pertinentes y se explique luego de cada transcripción el concepto en que según el recurrente ha sido infringido el precepto, patrón que no ha seguido el censor en cuanto a las disposiciones legales presentadas en la primera causal, las cuales anota de seguido, por lo que al momento de la explicación del concepto de infracción, comete la impropiedad de no precisar a cual de las dos normas presentadas corresponde. Además, tratándose de causales de naturaleza probatoria, es esencial que a continuación de las disposiciones legales adjetivas que se aducen como infringidas, se exprese la norma sustantiva que resulta violada como consecuencia del yerro probatorio, lo cual no ha hecho el recurrente en la primera causal.

    El instituto de la casación penal, es un medio extraordinario de impugnación que requiere el cumplimiento de las formalidades que el Código Judicial en su artículo 2439 consagra. No es un mecanismo que constituya la tercera instancia o última oportunidad para dejar sin efecto el instituto de la cosa juzgada.

    La utilización del mismo requiere del manejo de una técnica especial, fundamentalmente el de la doctrina jurisprudencial para no incurrir en errores al plantearlo.

    Los yerros anotados impiden a la Corte entrar a conocer del presente negocio, dada la imprecisión y falta de coherencia lógico-jurídica, lo que ocasiona que el mismo resulte ininteligible.

    Por lo tanto, la Corte Suprema, SALA PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO ADMITE el recurso de casación presentado por el licenciado J.R.P. en representación del señor J.C.F..

    N. y devuélvase.

    (fdo.) A.S.

    CÉSPEDES

    (fdo.) G.J.D.C. (fdo.) CÉSAR

    PEREIRA BURGOS

    (fdo.) MARIANO HERRERA

    Secretario