Sentencia Penal de Supreme Court (Panama), 2ª de lo Penal, 23 de Julio de 2003

PonenteCésar Pereira Burgos
Fecha de Resolución23 de Julio de 2003
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS:

La defensa técnica de F.S.G., formalizó recurso extraordinario de revisión contra la sentencia de segunda instancia No. 221 proferida el 20 de mayo de 2002 por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, que confirma la responsabilidad penal de S.G. por la comisión del delito de cheque sin suficiente provisión de fondos.

Por admitido el recurso, se decretó la práctica de pruebas por el término de 30 días (fs.36-37. Luego, le fue corrido en traslado al Procurador General de la Nación (fs. 73-81), para concluir con la fijación del término de 15 días, para que las partes presentaran sus alegatos por escrito (fs.82-86).

Concluido ese trámite, le corresponde a la Sala de lo Penal proferir la sentencia de rigor sobre la pretensión a que se contrae el recurso presentado.

CAUSAL INVOCADA POR LA REVISIONISTA

La revisión solicitada se apoya en una causal, la que prevé el numeral 5 del artículo 2454 del Código Judicial, que a la letra dice:

"Cuando después de la condenación se descubran nuevos hechos que por sí mismo o combinados con las pruebas anteriores, puedan dar lugar a la absolución del acusado o a una condena menos rigurosa, por la aplicación de una disposición penal menos severa".

SENTENCIA CUYA REVISION SE DEMANDA Y EL TRIBUNAL QUE LA EXPIDIO

La recurrente impugna la sentencia de segunda instancia No. 221 de 20 de mayo de 2002, proferida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial.

EL DELITO COMETIDO Y CLASE DE SANCION

Sostiene la recurrente que la sentencia impugnada confirmó la pena fijada por el a-quo, el cual le impuso a S.G. la pena de 1 año de prisión y 100 días-multa, convertidos en B/.300.00, e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por igual periodo que la pena principal. Señala la revisionista que la pena de prisión fue reemplazadapor 100 días multa, totalizando B/ 600.00, los cuales el reo le correspondía pagarlos en un término de 2 meses.

FUNDAMENTO DE HECHO DEL RECURSO

Plantea la recurrente que desde la década de los años 70', F.S.G. ha estado vinculado a la Federación Nacional de Fútbol, para lo cual ha realizado Ligas Internas, entrenamiento de equipos, promoción de encuentros internacionales. En los primeros meses del año 1984, la Federación Nacional de Fútbol organizó un encuentro deportivo entre la selección de Colombia y la selección de Centro América, el cual se efectuaría el 1 de mayo de 1984.

Para esa actividad, la empresa Antena Producción S.A abrió una cuenta bancaria en el Banco Ganadero. Según se desprende del libelo de revisión, uno de los patrocinadores era precisamente el Banco Ganadero, y su apoyo consistió en proporcionar una nota de crédito por B/10.000.

F.S. y S.S.G. fueron autorizados para que firmaran esa cuenta de manera conjunta, y el manejo de la contabilidad estuvo a cargo de I.A.C.G. . Esta última persona fue quien abrió la cuenta bancaria, tramitaba los fondos para cubrir los gastos de publicidad, transporte aéreo y terrestre, alojamiento, viáticos de las delegaciones deportivas.

Concluida la actividad deportiva, dos técnicos de la selección Centro Americana se mantuvieron hospedados en el Hotel Plaza Paitilla Inn, sin notificar a la Federación Nacional de Fútbol. El gerente del Hotel les solicitó a S. y a S. que cubrieran los gastos de hospedaje y consumo de esos delegados, para lo cual S. y S. acordaron entregarle a la gerencia del hotel un cheque post-fechado en garantía ,mientras la Federación llegara a un entendimiento con el hotel, pues entre la Federación y el Hotel existía un acuerdo previo de no cubrir las extras de los huéspedes.

El cheque en mención es el No. 118194, cuenta No. 1-10-1565-4 que estaba a cargo de la empresa Antenas Producciones S.A, y que fue abierta en el Banco Ganadero. El cheque tenía fecha 23 de mayo de 1994 y fue depositado el 25 de mayo de 1994 por la empresa Posada de América Central S.A, pero estaba librado a nombre del Hotel Plaza Paitilla Inn.

Continua explicando la recurrente que el cheque fue presentado a su cobro por una sola vez y depositado a la cuenta de Posadas de América Central S.A en el State Bank of India y su compensación fue realizada y rechazada por el Banco de Boston, y no por el banco ganadero, tal como lo indica el sello del Banco de Boston, fechado el 26 de mayo de 1994 que aparece al reverso del cheque 118194. Agrega que la compensación fue realizada por el banco de Boston en vez del banco ganadero, donde se encontraba la cuenta 1-1565-4 de la empresa Antenas Producciones S.A, lo que no fue aclarado en la fase sumaria ni en la plenaria.

Señala la recurrente que los saldos contables de la cuenta Bancaria de Antena Producciones S.A, que estaba en el Banco Ganadero, existía un sobregiro autorizado que obligaba al pago del cheque que se censura con la falta de provisión de fondos.

Después que fue dictada la sentencia cuya revisión se solicita, un peritaje contable revela que hubo un manejo incorrecto del depósito y devolución del cheque No. 118194 de 23 de mayo de 1994, errores que, de haberlos analizado el tribunal, se hubiera percatado de la atipicadad del hecho imputado a S.. También anota la recurrente que el hecho fue denunciado un año después de expedido el cheque, sin acompañar pruebas del requerimiento de pago, ni haberse aplicado el término de 48 horas, que es el plazo para hacer la cancelación del cheque.

FUNDAMENTOS DE DERECHO DEL RECURSO

Según la revisionista, el recurso extraordinario de revisión tiene su base legal en los artículos 280 y 281 del Código Penal y en los artículos 95, 2454, 2455 y 2457 del Código Judicial.

PRUEBAS DE LOS HECHOS FUNDAMENTALES

En el momento en que presentó el libelo de revisión, la recurrente aportó cheques del Banco Ganadero S.A No. 117501, 117503,117504,117505, 117513 expedidos en marzo de 1994 (fs.9-13); tres avisos de crédito (fs.14-16); una conformidad de sobregiro (f.17); una declaración extrajudicial de I.A.C.G. (f.18-20); un peritaje extrajudicial de R.M. y Asociados, contadores públicos autorizados (fs.22-28); otra declaración extrajudicial de S.S.G. (fs.29-30); dos copias autenticadas sobre el estado de la cuenta corriente No. 4-40101602782410 del Banco Ganadero (fs.31-32); una copia del cheque No. 118194ª de 23 de mayo de 1994 y copia del formulario de devolución de cheque sin suficiente provisión de fondos (f.33) y copia autenticada de un documento expedido por el Banco Estado de India de Panamá de 27 de mayo de 1994 (f. 34).

Durante la etapa probatoria, la recurrente presentó copia autentica de la resolución impugnada (fs.40-47), se receptaron las ratificaciones de I.A.C.G. (fs.54-57), S.S.G. (58-60), y el dictamen pericial efectuado por la firma de Contadores Ramos- Mendieta y Asociados (fs.62-71).

OPINION DE LA PROCURADURIA GENERAL DE LA NACION

El Procurador General de la Nación es del criterio que la recurrente no ha logrado acreditar la causal invocada, toda vez que las pruebas que aporta no son nuevos hechos. En esa dirección, plantea que en la etapa sumaria como en la plenaria, S. gozó de todos los beneficios procesales para su defensa, "de manera que, pretender ahora presentar como un nuevo hecho un informe pericial de contabilidad para explicar los trámites que debió cumplirse con respecto al cheque devuelto por banco (sic) por falta de fondos no constituye un nuevo hecho que modifique la sentencia" (f.79).

También señala que "a fojas 3 y 14 del expediente principal quedó plenamente demostrado que el cheque No. 118194 de fecha 23 de mayo de 1994, fue devuelto por el banco por falta de fondos y a fojas 56 a 57 se observa el dictamen del perito grafotécnico del Ministerio Público, quien determinó que una de las firmas del cheque en cuestión corresponde al señor S. , quedando de esta manera vinculado al hecho punible" (f.79).

En adición, el Procurador General de la Nación destaca que es irrelevante que a F.S. no se haya dado el beneficio de las 48 horas que prevé el artículo 281 del Código Penal, toda vez que entre la expedición del cheque el 23 de mayo de 1994 y la denuncia criminal por el delito de cheque sin suficiente provisión de fondos, hubo un término que supera un año, por lo que S. tuvo tiempo suficiente para corregir el perjuicio causado al demandante (f.79).

Concluye el procurador general de la nación con el criterio que "no debe accederse al Recurso de revisión", ya que "la prueba contenida en el presente recurso... no resulta idónea para dar certeza a la causal de nuevos hechos" (f.80).

ALEGATO DE LA REVISIONISTA

En su alegato, la revisionista manifiesta que el dictamen pericial que aporta a este proceso confirman la naturaleza eminentemente civil del cheque, ya que fue usado como garantía de una transacción que se debatía en la Federación Nacional de Fútbol. Agrega que el dictamen pericial demuestra que el cheque fue depositado en el Banco de La India y que fue rechazado por falta de fondos suficientes por el banco de Boston, pese a que el banco librado era el Banco Ganadero. También advierte el hecho que la denuncia fue presentada un año después de emitido el cheque y en la fase de instrucción se omitió la notificación de las 48 horas a la parte denunciada. (F.83).

Respecto al concepto emitido por el representante del Ministerio Público, la revisionista advierte que durante el proceso no se logró notificar a S. hasta que la instrucción ya había avanzado a su etapa intermedia, por lo que mal puede sustentarse que S. gozó de plenos derechos y garantías procesales para su defensa (f.84).

Concluye que el cheque firmado por S. era un documento negociable post fechado, que lo convierte en una garantía de una operación mercantil; que el cheque fue rechazado por un Banco distinto al librado, depositario de la cuenta de Antenas Producciones S.A; que tras el rechazo del cheque, la cuenta aún tuvo movimiento bancario; que la cuenta fue abierta para apoyar una actividad deportiva internacional; que el cheque post fechado fue consignado para facilitar la salida de los técnicos como una transacción eminentemente civil, por lo que las nuevas pruebas, en conjunto con las que obran en autos, demuestran que S. no es sujeto activo del hecho punible por el cual fue sancionado y por lo tanto se hace viable la revisión pedida (fs.85-86).

DECISION DE LA SALA PENAL DE LA CORTE SUPREMA

Sobre el cheque sin suficiente provisión de fondos, la doctrina plantea lo siguiente:

"...se caracteriza por el fraude que resulta de emitir o transferir una orden incondicional de pago, como lo es el cheque, sin tener fondo alguno o los suficiente, en la cuenta corriente correspondiente, o dar orden posterior a la emisión, e injustificada de no pago, al banco con el que se realizó el contrato de depósito en cuenta corriente"(Tocora, L.F.. Derecho Penal Especial. Séptima edición actualizada. Ediciones Librería del Profesional. Bogotá. 2000 p.117).

Ahora bien, esta Superioridad es del criterio que la recurrente no ha acredita causal que prevé el numeral 5 del artículo 2454 del Código Judicial. En esa dirección, los cheques y la documentación que aparece a fojas 9-17 del expediente, lo único que comprueba es que Antena Producciones poseía una chequera autorizada por el Banco Ganadero y que dicha entidad bancaria respaldaba esas transacciones. Pero no comprueba la supuesta irregularidad que alega la recurrente sobre el despacho del cheque No.118194a de 23 de mayo de 1994 por la suma de B/ 2.500.00 en favor del Hotel Plaza Paitilla Inn, y tampoco permiten inferir que en la cuenta corriente de Antena Producciones S.A , había fondos para cubrir el cheque en el momento en que esa empresa hotelera decidió hacerlo efectivo.

Similar situación podemos apreciar en las declaraciones de I.A.C.G. 54-55) y de S.S.G. (fs.58-60). El primer deponente hace una explicación sobre por qué fue abierta la cuenta corriente en el Banco Ganadero y para qué debían girarse los cheques contra esa cuenta, y los gastos extras ocasionados por los invitados a la actividad deportiva, lo que produjo que el imputado emitiera el cheque ya citado en favor del Hotel Plaza Paitilla Inn. El segundo deponente coincide con el primero, pero, en adición, explica las razones por las cuales debió firmar el cheque. Sin embargo, esas declaraciones de ninguna manera se refiere al hecho de que la empresa hotelera intentó hacer efectivo el cheque que había girado y por qué no le fue pagado a través de la cuenta corriente del Banco Ganadero, ya que carecía de suficientes fondos.

Hasta ahora, esas pruebas no devienen hechos nuevos, ya que establecen situaciones que fueron apreciadas durante el proceso penal ordinario.

Corresponde examinar las pruebas que reposan a fojas 31-34, y el dictamen pericial que puede apreciarse a fojas 63-71.

Sobre el particular, considera esta Superioridad que no se desprende alguna irregularidad en el trámite bancario de que fue objeto el cheque sin fondos suscrito por S.. En efecto, el reo endosó un cheque que provenía de una chequera autorizada por el Banco Ganadero. El imputado, en nombre de Antena Producciones S.A, endosó el cheque No. 118194a en favor de la empresa Hotel Plaza Paitilla Inn por la suma de dos mil quinientos veintiseis balboas con sesenta y nueve centavos (B/2.526.69), y la empresa procedió a depositarla en la cuenta No.50.10.399 que tenía abierta en el Banco de la India. Como se puede inferir del peritaje (cf.67), le correspondió al Banco de Boston efectuar la compensación del cheque, ya que el Banco de la India recibió un cheque que pertenecía a otro banco, en este caso, el Banco Ganadero. Es así que el Banco de la India remitió el cheque a la Cámara de Compensación para cobrarlo.

Respecto a las transacciones que se hacen a un cheque mediante Cámara de compensación, la Sala de lo Civil de la Corte Suprema no ilustra en la sentencia de 14 de noviembre de 2002:

"La disponibilidad, por parte del titular, de las sumas correspondientes a consignaciones en cheques depende, ante todo, de la persona del librado pues pueden depositarse cheques a cargo del mismo banco o de otros situados en la misma plaza o en plaza distinta del país o aún en el exterior. No es difícil imaginar que los librados sobre el mismo establecimiento, en cuanto el banco puede proceder de inmediato a verificar si existen fondos disponibles, facultan al cliente, en forma casi automática, para librar cheques o hacer retiros contra los fondos respectivos.

Distinta cosa ocurre con cheques librados a cargo de otro banco. Sobre el particular, las legislaciones suelen sentar el principio de que los cheques se reciben en consignación "salvo buen cobro" lo que significa que, aún cuando contablemente se abonen en cuenta, sólo podrá disponerse de la suma correspondiente si ellos son descargados por el banco librado. Si se trata de un banco del mismo país y en la medida en que exista el mecanismo, el cheque será enviado a la cámara de compensación de la plaza girada, y la posibilidad de disponer de los fondos dependerá de un plazo fluctuante, según el tiempo que se requiera para confirmar el pago del instrumento".

Como también se puede inferirse del peritaje (f.67), el Banco de Boston le devuelve al Banco de la India el cheque del Banco Ganadero, que fue firmado por S., por insuficiencia de fondos (cf. 67; 34).

Y como quiera que la empresa Plaza Paitilla Inn había utilizado su cuenta No. 50.10.399 del Banco de la India para cambiar el cheque del Banco Ganadero que había endosado S., es por esa razón que el Banco de la India le comunica a su cliente (f.33-34), el resultado de la transacción bancaria, es decir, la devolución del cheque "por insuficiencia de fondos". En consecuencia, las pruebas examinadas indican que al banco Ganadero no le correspondía informar sobre la insuficiencia de fondos, sino al Banco de la India porque era su deber informarle a su cliente ,el Hotel Plaza Paitilla Inn, sobre la fallida transacción bancaria.

De acuerdo al reverso del cheque No. 118194 girado por S. en representación de Antenas Producciones S.A contra la cuenta No. 1-10-1565-4 del Banco Ganadero, el 25 de mayo de 1994 la empresa hotelera depositó el cheque en la cuenta bancaria que tenía abierta en el Banco de la India. (F 3, ant, y 33 cuaderno de revisión ). Si apreciamos el estado de la cuenta No. 1-10-1565-4 (f.15.16, ant; f.31,32 cuaderno de revisión ) , al 12 de mayo de 1994 solamente tenía B/ 31.67 , al 26 de mayo de 1994 tenía B/ 21.67, y finalizó el mes de mayo de 1994 con B/ 67.21, tal como reconoce el propio peritaje a foja 66 del cuaderno de revisión. Queda entendido que en el momento en que la víctima intentó hacer efectivo el cheque otorgado por S., carecía de fondos para asumir dos mil quinientos veintiseis balboas con sesenta y nueve centavos (B/2.526.69), tal como pudimos apreciar líneas arriba.

Incluso, aún cuando las pruebas que aparecen a fojas 15 y 16 del cuaderno de revisión el peritaje, al igual que el dictamen pericial aportado por la recurrente, revelan una serie de transacciones bancarias sobre la cuenta No. 1-10-1565-4 que se ejecutaron luego que el ofendido conociera la noticia de que el cheque emitido por S. no tenía fondos, el propio peritaje reconoce que después del mes de mayo de 1994, se realizaron transacciones por el monto de B/ 10.00, B/22.24, B/ 70.00 (f.68), lo que revela con claridad que no existió intención alguna de hacer algún deposito que honrara la suma de dinero que reflejaba el cheque No. 118194 girado por S. en representación de Antenas Producciones S.A contra la cuenta No. 1-10-1565-4 del Banco Ganadero.

Como hemos podido apreciar, con las pruebas examinadas se llegan a las mismas conclusiones a las que llegó el Tribunal Superior, sin que se desprenda un hecho nuevo suficiente para levantar el carácter de cosa juzgada de la sentencia impugnada.

Respecto al cumplimiento del requisito que prevé artículo 281 del Código Penal, resulta importante señalar que el 21 de septiembre de 1995, el funcionario de instrucción ordenó la indagatoria de S. por la supuesta comisión del delito de cheque sin suficiente provisión de fondos (fs.18-19. Ant). Para ejecutar esa orden, el funcionario de instrucción procedió a localizar al imputado. Así podemos apreciarlo a fojas,20,21,22,44,,45,46,47,49,50,,51 de los antecedentes. Y como quiera que en la instrucción no hubo resultados, en el plenario, el juez de la causa también procedió a localizarlo tal como puede apreciarse a fojas 65, 66,68, 71,,73, 75,82,90,91,93,101,105,107,111 de los antecedentes. Y es el 23 de mayo de 1997, que S. comparece al tribunal (fs104;113) y presenta un poder otorgado a un apoderado judicial particular para que lo represente en el proceso (f.114), ya que anteriormente se le había designado defensor de oficio. El 26 de mayo de 1997, el juez de la causa realiza la audiencia preliminar en la que procedió a abrir causa criminal contra S. (fs.116-124). Tras la emisión de la resolución en comento, el juzgador, nuevamente, procedió a localizar a S. de dicha actuación. Es asi que a fojas 125,126,127,128,129,138,154, 158, 177,178,179,182,185, 186 constan los intentos del juzgador para localizar, nuevamente, a S.. A tal extremo llegó la situación, que el juez de la causa ordenó la conducción del ahora reo en dos oportunidades: el 23 de noviembre de 1998. (F.159) y el 26 de mayo de 1999 (f.187). Solo de esa manera S. fue compelido a comparecer a los estrados del tribunal para que se notificara del auto de llamamiento a juicio y de la fecha de audiencia (cf.162;163). Solamente de esa manera, el juzgador pudo emitir el 28 de octubre de 1999, la sentencia de fondo que resolvió el proceso penal, y que culminó con una sentencia condenatoria a F.S.G..

Como se observa, se trata de una causa que se inició con la denuncia penal el 19 de mayo de 1995 la que fue resuelta el 28 de octubre de 1999 con la sentencia condenatoria de primera instancia, y que se prolongó notablemente por la falta de interés de S. sobre los cargos que le eran formulados. Durante todo ese lapso, las autoridades judiciales realizaron diligencias para poner en conocimiento a S. que había expedido un cheque sin suficiente provisión de fondos. Y pese a ello, no realizó actuación alguna para mitigar su comportamiento delictivo o llegar a algún acuerdo para cancelar el monto del cheque que había expedido a la empresa afectada.

Tras examinar las pruebas utilizadas por la sentencia impugnada, las nuevas pruebas que apoyan esos hechos y los antecedentes del caso, la Corte concluye que la revisionista no ha comprobado la causal de revisión invocada.

Por lo antes expuesto, LA CORTE SUPREMA, SALA DE LO PENAL administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la ley, NIEGA el recurso de revisión formalizado por la defensora técnica de F.S.G., contra la sentencia de segunda instancia No. 221 proferida el 20 de mayo de 2002 por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, que confirma la responsabilidad penal de S.G. por la comisión del delito de cheque sin suficiente provisión de fondos.

N. y archívese.

CÉSAR PEREIRA BURGOS

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES -- ROBERTO GONZALEZ R.

MARIANO HERRERA (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR